Buscar:

miércoles, 13 de julio de 2016

ENTREVISTA: MÓNICA MIRA (PERIODISTA Y ESCRITORA)

A Mónica tuve el gustazo de conocerla a través de las redes sociales. Es una mujer que siempre ha tenido claro que su vida tenía que estar vinculada al mundo de las letras. Periodista de profesión, aprovecha sus momentos libres para escribir, leer y organizar eventos culturales en los que ayuda a otros escritores de su zona para darse a conocer. Una emprendedora que ha ido alcanzando sus objetivos con el carisma y la simpatía que desprende su personalidad. Como escritora, sin duda una mujer a no perder de vista.

   1.  Antes de nada agradecerte el rato que vas a dedicar a esta “entrevista”. Espero que te resulte agradable, y como profesional puedas disculparme si cometo algún error. No todos los días tengo el placer de entrevistar a una periodista. ¿Cuándo tuviste claro que tu vida profesional estaría vinculada con la comunicación? ¿Qué supone para ti sentarte frente al ordenador y escribir para que la gente conozca la actualidad?
Puedo decirte que la mía fue una vocación temprana. Llevo escribiendo desde que me acuerdo y eso tuvo que ver mucho a la hora de decidir por dónde quería que fuera mi futuro. Para no decirte más, el regalo más especial que recuerdo de mi juventud fue una máquina de escribir eléctrica. No sabría precisar el momento exacto en que decidí ser periodista, porque fue un deseo permanente que me acompañó hasta el día en que hice el selectivo y por los nervios no vi mi nombre en el famoso listado de admitidos que publican los periódicos, aunque sí que estaba.
En cuanto a qué supone para mí escribir noticias, puedo asegurarte que desde la primera hasta la última, que la he escrito hoy mismo, una gran responsabilidad. Muchos lectores tienen una percepción concreta de la realidad por lo que yo les cuento, lo que tiene una carga de responsabilidad altísima que siempre he asumido con el compromiso de hacer mi trabajo lo mejor posible.

2.  Las series de televisión “Periodistas” o “B&B” nos adentran en el entorno laboral de una redacción de prensa. Partiendo de que se tratan de ficciones, ¿se refleja correctamente en ellas el entorno laboral del gremio? ¿La nicotina y el café son herramientas de trabajo de un periodista? ¿Vale todo por descubrir la noticia del siglo?
Los periodistas, como los médicos, los policías o los abogados, suelen ser protagonistas de muchas ficciones, televisivas o literarias, y como siempre pasa en la ficción, se suelen extremar las historias para dotarlas de atractivo para el espectador o lector. Digamos que tienen un poco de cierto y un poco de exageración, principalmente porque el colectivo no es homogéneo. Como en todas las profesiones, las características de quienes las ejercen no dependen de su preparación, sino de su personalidad. Yo soy periodista desde el año 1997 y nunca he fumado, ni he tomado café, tengo compañeros que lo hacen por mí (jejejeje) y otros que no. No se puede generalizar. En cuanto a si vale todo para descubrir la noticia del siglo, yo pienso que no. La integridad, la ética, la deontología, son principios que nunca se tienen que perder. Antes que las noticias del siglo están las personas que las protagonizan y no siempre se puede contar algo a toda costa. Los profesionales del periodismo, en cualquier caso, tienen las herramientas suficientes para investigar, contrastar y analizar la información. Solo cuando estamos seguros de que lo que vamos a contar está contrastado y tiene una base de verdad inquebrantable, debemos dar el paso para publicarlo. Las grandes noticias siempre tienen grandes implicaciones.

3.  ¿En qué medios de comunicación sueles colaborar?
He hecho de todo, televisión, radio y prensa escrita, pero lo mío es lo último, de hecho es a lo que más tiempo he dedicado y con lo que más disfruto. En la actualidad soy colaboradora de Levante de Castelló, escribo noticias diarias sobre la Plana Baixa. Da para poco, pero me llena mucho.

4.  Cuéntanos un periodista al que admires mucho, y dinos el por qué.
Hace mucho tiempo que dejé de idealizar o mitificar a la gente famosa, sobre todo después de algunas decepciones. Los grandes periodistas mediáticos, esos que pueden servir de referente a los demás, son personas con sus luces y sus sombras. Hacen lo mismo que los demás, pero mucho mejor pagados. Precisamente por ello a quienes admiro incondicionalmente es a mis compañeros de las pequeñas redacciones, los que llevan años y años trabajando mucho, entregando su vida a esta profesión (hay que conocer los horarios de una redacción para comprenderlo), con un sueldo modesto y con un compromiso incuestionable con el periodismo. No puedo decirte nombres, porque son muchos, en cualquier redacción de un periódico de Castellón hay compañeros que cuentan con toda mi admiración, especialmente si es mujer y madre, ellas sí que son unas valientes.

5.  En cuanto a tu faceta literaria, en el 2008 llega tu primera novela: “En lo más profundo”. Tengo entendido que tras varios años de dedicación a ella, llegas a publicarla gracias a un crowfunding. En mi opinión personal y dado que es tu primera obra, creo que es un gran éxito que la gente pusiera toda su confianza en tu escritura. El tiempo ha dado la razón, y ahora va a salir la segunda edición del libro. ¿Qué nos puedes contar de la novela? ¿Esperabas desde el principio esa gran acogida?
Bueno, lo cierto es que partía con una ventaja, al dedicarme a esto del periodismo he conseguido tejer una red de contactos y amistades muy amplia, y eso facilita las cosas. Mucha gente participaba en el crowdfunding solo porque me conocía, independientemente de la calidad literaria del proyecto con el que colaboraban, entre otras cosas porque no lo conocían, solo confiaban en mí y querían ayudar. En cuanto a las ediciones, en primera instancia edité 400 ejemplares, para dar respuesta a todos los que colaboraron y adquirieron de antemano su ejemplar, porque eso es lo que hacían. Esa edición se agotó de inmediato, precisamente como consecuencia del éxito del crowdfunding. Después edité 100 ejemplares más, que también se agotaron y realicé dos ediciones más consecutivas de 50. El otro día planteé a la editorial hacer una nueva edición, porque me había quedado sin libros y me recordó que he distribuido 600. Nunca llegué ni a imaginar que pudiera alcanzar esas cifras. Ha sido una de las cosas más bonitas que me han pasado, después de tener a mis dos hijos.
De En lo más profundo te puedo contar que es un libro de experiencias protagonizado por una mujer. Curiosamente cuando era adolescente mis protagonistas eran chicos, pero con la madurez las mujeres ganaron importancia en mi cabeza. No es una historia amable, es dura porque, sin riesgo de hacer spoiler, Tesa, la protagonista, tiene que enfrentarse a la vida con las carencias de haber sido criada por una madre que no la quería. Todo la historia se desarrolla desde esa premisa, su relación con los hombres, con las amistades, con la vida... El lector tiene que descubrir con la lectura si Tesa es capaz de cambiar, porque no le gusta la mujer en la que se ha convertido.

6.  ¿Cuándo tuviste claro que querías escribir una novela? ¿Qué supuso para ti publicarla y “destaparte” a los lectores?
No hay un momento en el que me digo «voy a escribir una novela». Como te digo he escrito siempre, muchas cosas inacabadas y otras tantas guardadas por los siglos de los siglos. Pero un día, en 2008, me di cuenta de que había acabado una novela. Al principio no sabía qué hacer con ella. La guardé en un cajón y seguí escribiendo otra cosa. Aunque en esta ocasión fue diferente, el esfuerzo de escribir una novela es importante como para que se quede en nada. Un día escuché a un escritor decir que todos los que escribimos tenemos un grado considerable de egolatría, que solo se ve satisfecho cuando otros nos leen. Por eso mismo, lo normal es que nos guste lo que hemos escrito, pero eso no quiere decir que sea bueno o que vaya a gustar a la gente. Quise hacer un experimento, a través del Facebook propuse a cinco personas que se leyeran la novela, preferiblemente no tenían que conocerme mucho, para poder ser más críticos. En menos de una hora los tenía los cinco. Ellos son los responsables de todo lo demás, porque me animaron a publicar. En concreto uno de ellos, mi amigo Jesús Montesinos, me habló de crowfunding y ahí empezó todo.

7.  ¿Estás escribiendo algo en la actualidad? Si es así, ¿podremos leerlo pronto?
He acabado la novela que empecé a escribir en 2008, cuando finalicé la anterior. ¡Ya ves el tiempo que me ha llevado!, pero compatibilizar el trabajo diario, con la maternidad y la escritura es una odisea que antes ni me habría imaginado. Ahora estoy metida de lleno en la farragosa y horripilante tarea de la corrección. Hasta ahora nunca me habían preocupado estas cosas, escribía para mí, como mucho para familiares y amigos, pero la responsabilidad de escribir para que te lea más gente hace que te cuestiones muchas cosas, sobre todo el cuidado por la historia, por no dejar flecos sueltos, y por cómo la cuentas. En cuanto a si se podrá leer pronto… solo el tiempo lo dirá. Hasta ahora nunca me había planteado acudir a una editorial, la autoedición fue mi primera opción con En lo más profundo. Como te digo, solo el tiempo dirá que pasará con esta novela, aunque es evidente que en esta ocasión sí que la he escrito con un objetivo.

8.  Eres una mujer emprendedora y culturalmente inquieta. Sueles organizar eventos en tu pueblo, Nules, y también diriges el taller de lectura de Cosas&Musas de la misma localidad. ¿Qué supone para ti dedicar parte de tu tiempo de ocio a estos temas?
Supone una gran satisfacción por dos motivos. Por una parte porque comparto la experiencia con un grupo de mujeres empresarias, todas dirigen sus propios negocios en Nules y un buen día decidieron que querían dedicar parte de su tiempo, de sus esfuerzos y sus recursos a promocionar la cultura. Me parece admirable, sobre todo en los tiempos que corren. Mantener un comercio abierto, con una familia a cuestas y con el resto de responsabilidades que por regla general asumen las mujeres es  un reto diario que todas ellas, como muchas otras personas, afrontan con entusiasmo. Me gustaría que la gente fuera consciente de lo relevante de su compromiso y creo que, de hecho, ya se dan cuenta, para rematar la faena solo faltaría que a ellas les compensara, pero ese tampoco era el objetivo. No hay que olvidar que no tendrían por qué hacer nada, pero lo hacen. Dan un paso más y devuelven a la sociedad un poco de lo que la sociedad les da. Me encanta.
Por otra parte me gusta implicarme en este tipo de eventos porque es una manera de demostrar que la cultura no es una cosa de las elites. Se suele decir que a la gente no le interesa tal o cual cosa, como si supiéramos lo que piensa el conjunto de la población. Yo soy de la opinión de que hay que ofrecer cosas distintas, que motiven y la gente responde, tal vez no masivamente, pero tampoco hace falta que sea así. Si no damos opciones, si no abrimos puertas, no sabemos qué resultados ni a cuantas personas llegaremos. Y en eso estamos.

9.  Desde tu punto de vista como escritora. ¿Cómo ves el mundo editorial en España?
Pues lo veo como un negocio. Todos tenemos que ganarnos la vida, de una manera u otra, y las editoriales son empresas que hacen negocio con la venta de libros. ¿Que es injusto muchas veces?, ¿que no todo lo que se publica tiene calidad?, ¿que hay mucho libro en el mercado y que eso no significa que haya más buena literatura en la calle? Vale, todo eso es cierto, y no es el panorama ideal, pero yo soy de la opinión de que las personas debemos desarrollar nuestro espíritu crítico, no limitarnos a responsabilizar a los demás de los males del universo. De hecho, eso también pasa con mi profesión, me cansa eso de que los periódicos se venden a los intereses económicos o políticos… Los periódicos son negocios, los periodistas que trabajan en ellos tienen que comer, pagar su hipoteca y sus impuestos, y el dinero tiene que salir de algún sitio, por regla general de la publicidad. El lector o el espectador son los que deben saber qué producto están consumiendo, no quedarse con lo primero que le cuentan, comparar, en definitiva, como te decía, ser críticos. La imparcialidad absoluta no existe, siempre se toma parte, por eso hay que tener una visión más amplia. Pues con las editoriales lo mismo, las hay a las que no les importa en absoluto la calidad de lo que publican, mientras que otras se centran más en promocionar la buena literatura, ¿quién decide qué producto triunfa? Desde mi punto de vista, un poco la comercialización, el marketing y otro poco el lector, aunque insisto en que deberíamos tender a convertirnos en lectores críticos que no se deje influir en exceso por el marketing. No critico el negocio editorial, porque como su propio nombre indica es un negocio y cada empresa tiene su política de desarrollo y expansión, como consumidores nosotros debemos decidir por qué nos decantamos.
Es lo mismo que comprar un kilo de naranjas en un supermercado a 0.80 €/kg sin pararnos a pensar qué porcentaje de ese producto se lleva el agricultor. La información es la base de todo, aunque admito que cuando leo no me fijo en la editorial, sino en el argumento de la novela, ensayo/error, así se aprende.
No sé, es un tema complicado y tiene muchos matices, todo lo es cuando hay dinero de por medio y muchas personas dependen de ello para poder comer. ¿Que estaría muy bien que el mundo editorial en general primara la calidad por encima del número de ventas y que un buen escritor pudiera vivir de su trabajo? Pues sí, pero el mundo ideal no existe en ningún sector.

10.  ¿Dónde podemos seguirte? ¿Tienes algún blog?
Sí, tengo un blog, Millones de palabras by MM, aunque bastante abandonado. Solo escribo cuando me apetece mucho, eso de pasarse el día escribiendo por obligación es un hándicap importante a la hora de dedicar el tiempo libre a seguir escribiendo. Soy más activa en el Facebook, donde hablo un poco de todo. Pero si de verdad queréis seguirme podéis comprar todos los días Levante de Castelló, en la sección de comarcas me encontraréis hablando de los pueblos de la Plana Baixa.

11. Siempre suelo hacer una despedida con algún tipo de juego. ¿Te apetece el reto?
Venga, va.
Titular para la entrevista que te gustaría escribir:
La comunidad internacional acuerda definitivamente su desmilitarización y la destrucción de las armas.

Entradilla:
Los representantes políticos de todas las naciones admiten que la evolución de la historia de la humanidad ha dado un giro repentino como consecuencia del acuerdo unánime de eliminar la intervención armada para resolver los conflictos.

Si me permites añadiría un subtítulo:
Los ciudadanos aplauden el desmantelamiento de la industria armamentística, cuyos recursos se destinarán a partir de ahora a otros sectores como la investigación médica, la agricultura sostenible, la educación y la sanidad, creando millones de puestos de trabajo en todo el mundo.

Muchas gracias por tu tiempo, Mónica. Te deseo todo el éxito del mundo, tanto profesional como literario.

Gracias a ti por tenerme en cuenta. Yo te deseo mucha felicidad, porque cuando somos felices, cada día es un nuevo éxito.