Buscar:

domingo, 31 de mayo de 2015

MIS ESTRELLAS



A las estrellas les pido,
que no olviden la promesa
a la que me vi sometido:
cuando los rayos del sol no llegan,
y sentir la soledad como olvido.

A las estrellas les pido,
que cuando lloren mi ojos,
me rieguen a su antojo
la felicidad que he perdido.

A las estrellas les pido,
que cuando me falte el llanto
y crea que no merece lo vivido,
que sean ellas las que alumbren
el destino que he soñado.

A las estrellas les pido,
que jamás me suelten la mano,
pues por ellas he vivido,
y ahora me siento abandonado.

A ellas les pido, 
que no paren de alumbrar;
luego, tal vez, sin pómulos regados,
reconsidere que un estúpido he sido,
y quizá de nuevo vuelva a viajar.


(C) Javier García Martínez
www.xavivi.es

sábado, 30 de mayo de 2015

FERIA DEL LIBRO DE VILA-REAL 2015



En la tarde de hoy he estado en la Feria del Libro de Vila-real, para presentar mi novela, "Siroco". Para mí ha sido un enorme placer compartir mesa con mis compañeros de Loisele Ediciones, Julio García y Jacinto Heredia, unos grandes de Vila-real.


TERTULIA EN CASTELLÓN



El pasado jueves 28 de mayo, me invitaron a una tertulia literaria que se celebra todos los jueves a las 19:00 horas, en Alejandría (Castellón). Me ofrecieron la posibilidad para hablar de Siroco, y así lo hice. Presenté mi novela a un público muy atento. 
Por cierto, desde esa misma tarde podéis encontrar mi libro en Cafetería Librería Alejandría, Pza las Aulas de Castellón.



viernes, 29 de mayo de 2015

POESÍA SIN RIMA



 
(C) Javier García Martínez
 

UN ALMA EN EL PARAÍSO


Nunca creyó en el amor, siempre fue hombre de muchas mujeres, pero esa mañana de abril conoció a una persona que le iba a hacer cambiar de opinión. Paola era una rubia encantadora, su acento delataba que era brasileña. Un descuido provocó que no sólo sus coches chocaran, sus miradas tampoco se libraron del golpe y se cruzaron. Sintieron atracción mutua; lejos del pa­peleo, se intercambiaron los números de teléfono. Él pensó que unos simples arañazos en la chapa del coche valieron la pena por haberse topado con ella, quien probablemente podía ser la mujer de su vida.
 
Pasaron los días y no tardaron en ponerse en contacto. Él le envió un ramo de rosas a la dirección que aparecía en el parte amistoso de accidente, y Paola respondió al romántico detalle con una llamada de teléfono. Acordaron en verse un sábado, ambos lo deseaban.
 
Fue una gran velada. Él cenó con vino y ella con agua mi­neral. No bebía alcohol, pero se reservó un trago para brindar con cava por aquella ocasión. Después de la cena, la acompañó paseando hasta casa. Aprovechó el agradable momento para in­terrogarla más a fondo sobre su vida íntima. Cuando escuchó aquellas halagadoras palabras que decían lo preciosa que era, se sonrojó. Llegó el momento de la despedida; una vez más quedaron enlazados por la mirada. Se cogieron de las manos y él intentó robarle un beso. Paola echó la cabeza hacia atrás alejando los labios para que no se tocaran. Parecía que no se sentía cómoda y pronto mostró su nerviosismo. El hombre se excusó diciendo que no había querido forzar la situación, y ella le restó importancia. No se sentía ofendida, pero le hizo ver que era demasiado tarde.
 
Sus ojos se apartaron de la mirada, perdidos entre inse­guridad y frustración. Entendió que no le había gustado el intento de besarla. Creyó que no le había ofrecido una buena imagen, por lo que no volvió a llamarla. Al cabo de unos días se llevó una grata sorpresa, era Paola la que se había decidido a llamarlo. Se excusó por cómo había terminado la cita, pero él no le dio importancia. En esta ocasión fue ella la que insistió en que se volvieran a ver, y así lo hicieron.
 
Otra vez un sábado fue el cómplice. Esa segunda ocasión les valió para abrirse más el corazón, se dejaron de tanteos y se adentraron en lo que cada uno creyó más personal.
 
Sin duda esa noche resultó ser gratificante, los labios de Paola compensaron el beso perdido de la noche anterior. Fue el inicio de una relación sentimental. Conforme pasaron los días la pareja empezó a conocerse más, pero nunca del todo bien. Él, en más de una ocasión intuyó que Paola escondía algo. Tras varios meses no habían conseguido intimar del todo, los juegos eróticos se limitaban a caricias y sensuales palabras al oído. Nunca los ro­ces llegaron a la meta. Eso hizo que el hombre no aguantara más, quería conocer al completo a esa mujer que le había enamorado, tenía intención de llegar al final del recorrido. Así fue como su­cedió: en un momento de pasión desenfrenada donde los besos abrieron el camino, se decidió a echar la mano a la entrepierna de Paola, pero nunca llegó a su destino. Ella apartó rápidamente la mano provocando que el hombre se enfadara. Creyó que ya estaba bien de juegos y así se lo hizo entender a su amada, pero la mirada perdida de la mujer indicó que algo raro sucedía. Entonces se descubrió el meollo, Paola confesó que se llamaba Paulo Sergio Viola y era tran­sexual. Ella se sentía una mujer atrapada en el cuerpo de un hom­bre. Siempre pensó que su sexo colgando no le pertenecía.
 
Ahí se rompió todo el amor que había existido hasta el mo­mento. Él nunca aceptó el engaño y se lo hizo saber insultándola y despreciándola. Jamás existiría jabón suficiente para limpiar aquella boca, perdió sus modales. Dejó al «maricón» en aquella habitación y salió para siempre de su vida. Ella se sintió como una estúpida al creer que evitando contar la verdad, iba a tenerlo por siempre. Nunca había tenido una vida sencilla y esos meses habían sido para ella el súmmum de la felicidad. Después de aquello, la depresión volvió a caer sobre ella como antaño, y ya nunca se recuperó.
 
Le llevó mucho tiempo asumir lo que le había ocurrido, mucho más de lo que la relación duró. Había pensado tanto, que en un momento de cordura se dio cuenta de lo que había sentido por Paola. Comprendió que ninguna mujer llegó a enamorarlo como ella, y entonces supo que a pesar del engaño, no se había portado bien. Se sintió culpable e inhumano; creyó que era el momento oportu­no de disculparse y decidió llamarla. Marcó el número de teléfono que meses antes se había aprendido de memoria y no tardaron en responder la llamada. La voz que sonó al otro lado del auricular era la de una mujer, pero no la de Paola. Preguntó por ella y un sentimiento de tristeza le recorrió el cuerpo cuando le explica­ron que Paola había muerto durante una intervención quirúrgica en la que pretendía cambiar de sexo. En ese momento supo que el cielo ganaba una bella persona. Seguramente allí no iban a hacer distinción de sexo, sería un alma más en el paraíso.
 
 
 
EXTRAÍDO DEL LIBRO: "HISTORIAS DESDE LA ALMOHADA"
(c) Javier García Martínez | www.xavivi.es


 

 

HISTORIAS DESDE LA ALMOHADA (PRÓLOGO)

Mi almohada me habla, tiene vida. Cuando estoy junto a ella me abre la mente. Me proporciona aventuras y desventuras con las que imagino y me evado temporalmente de una aburrida realidad. Me ofrece la posibilidad de adentrarme en un mundo fantástico, lleno de personajes increíbles para luego aprovecharme de ello y plasmarlo en el papel. Soy feliz cuando recuesto mi cabeza sobre ella. En este libro encontrarás relatos que en su día mi almohadón me hizo soñar. Me dibujó historias que me animaron a seguir con mi más preciada afición, escribir. Las almohadas no son simples objetos inertes, son talismanes a la espera de ser descubiertos. Hablan. La tuya está esperando a que le prestes atención para facilitarte el escape de la rutina. Escúchala y date el gusto de soñar y ser feliz.
 
 
 
(C) Javier García Martínez | www.xavivi.es 

lunes, 11 de mayo de 2015

PRELUDIO

Me entregaron a Dios sin yo quererlo; después de haber tenido que soportar insultos tan despreciables como «puta». ¡No! No es justo ese calificativo, porque yo estaba enamorada de un hombre al que mis padres no eligieron. Un joven apuesto, honrado, educado, y en realidad tan pobre que sus duras jornadas de campo apenas le daban para comer. Aunque a mí no me importó tal detalle, mis padres no pensaron lo mismo, e intentaron quitar a Rafael de mi camino; primero le dijeron que me habían esposado con el hijo de don Leandro Rojo, el propietario de «La Alacena», la mayor fábrica de azulejos de la comarca, y es cierto que lo intentaron en más de una ocasión. En un principio mi amado se mostró decepcionado, pero al enterarse de que yo no consentía ese enlace, logró sacar el valor suficiente como para seguir luchando por mí. La segunda vez que intentaron separarnos fue mucho más violenta. Ocurrió después de que nuestros cuerpos furtivos se amaban en secreto; el clímax nunca llegó, pues nos encontraron bajo el cobijo de una enorme higuera, mientras dos cuerpos se unían en uno solo. Un primer disparo interrumpió nuestro deseo; el segundo fue a parar a la pierna de Rafael, mientras desnudo huía a través del campo. Al día siguiente mis lágrimas no sirvieron para limpiar mi honra, y mis padres me repudiaron al olvido con tan sólo diecisiete años. Creyeron que mi servicio a Dios serviría para limpiar la enorme vergüenza, que según ellos, había hecho sufrir a la familia. Tras mi última lágrima y sin el perdón de mis padres, todo me dio lo mismo, porque al séptimo día de ingresar en el convento, encontré mi liberación; el descanso deseado.

REVISTA OCI VILA-REAL: ¿QUÉ LEER?

 Menudo gusto da leer la prensa local y ver que "Siroco" es una de las lecturas sugeridas del mes. ¡Gracias, OCI!

  
 
 
 

domingo, 10 de mayo de 2015

CastellonEROS

Que Unaria Ediciones tiene en su catálogo parte de las mejores plumas de Castellón no es ningún secreto. Ni tampoco lo es ver a sus a autores embarcarse en los proyectos que su editora, Amelia Díaz Benlliure, les propone de vez en cuando. Del juego de palabras que ronda siempre por la cabeza de la editora, ha nacido CastellonEROS, una colección que pretende unificar la literatura y la sensualidad del sexo en un único ente. Ayer, en la Feria del Libro de Castellón, se presentó en público los primeros trabajos de esta curiosa y ardiente colección. 
  • Gardenía, de la autora Mari Carmen Castillo.
  • Gaëlle, de la autora Yolanda Quiralte.
  • La Marquesa de Seda, de la poeta  Lluïsa Lladó.
La editorial nos presentó unos trabajos impresos en un formato un tanto curioso: A6. Según explicó Amelia, la colección está formada por dos géneros distintos: relatos y poesía; ilustrados con una portada genérica, con una sugerente forma de pecho, pero identificables según el color de la portada, pues el fucsia chillón es para la poesía y el naranja está destinado para la narrativa.


¿Qué puedo decir sobre las escritoras que han abierto el proyecto? Tengo la suerte de conocer a las tres. Cada una de ella ha curtido su carrera literaria alrededor de su especialidad. Mari Carmen Castillo, es una excelente narradora fascinada por el género de fantasía y misterio, por este motivo siento una grandiosa curiosidad en  leer Gardenia, un relato erótico pero encuadrado en el género que su autora domina. Yolanda Quiralte, en la actualidad es todo un referente en cuanto a la literatura romántica española. En su escritura no se le escapa ningún detalle, pequeñeces que en muchas ocasiones lo son todo para el lector. Sobre Lluïsa Lladó poco puedo decir, pues la poesía es un género que se me escurre de los dedos; dicen que la poesía nace del corazón, aunque muchas veces he bregado con mí mismo para hacer algún que otro verso decente, alucino con la facilidad que tiene esta poeta para versar sobre el amor, la cotidianidad, con un lenguaje moderno y rompiendo ciertos moldes de la poesía.

En definitiva, tengo ganas de adentrarme en esta colección. ¿Por qué? Porque quiero leer a estas perlas de la literatura de Castellón, unidas por una emprendedora con un claro objetivo: hacernos subir la tensión al mismo ritmo que disfrutamos de la literatura. Gardenia, Gaëlle, y La Marquesa de Seda prometen noches en glande.



viernes, 8 de mayo de 2015

RESEÑA: SIROCO

Empiezan a llegar las primeras reseñas y comentarios. Mi satisfacción es enorme, pues veo recompensada las horas y horas de trabajo dedicado a "Siroco". Hoy os dejo con la primera reseña "seria" que he recibido. Y digo seria porque proviene de un escritor al que personalmente admiro mucho. Si os apetece leerla, clicad en el siguiente enlace:
 
  
Si queréis ver más opiniones o entrevistas relacionadas con "Siroco", podéis seguir el siguiente enlace:
  
 
 
 
 
¡Gracias!
 
 


jueves, 7 de mayo de 2015

EL MENDIGO DE LAS PALABRAS

Me da pereza tener que rebuscar en contenedores repletos de órganos, en teoría vivos, el sentimiento  de complicidad que florece en las letras. Me da pereza, y no por el hecho de entablar diálogo, que ya me cuesta, sino más bien por la indiferencia que me hace sentir un diminuto buscando algo enorme. Y no es así, sé que estoy listo, pero nadie se presta a escuchar, ni a leer, lo que tengo preparado para el mundo. Así me convertí en un mendigo de palabras, que lo intentó en su momento pero se cansó. Ahora suelo viajar en solitario, con la libreta bajo el sobaco,  acampando de parque en parque para escribir lo que la vida me dicta. Lo demás me da lo mismo mientras ella me sonría.

domingo, 3 de mayo de 2015

COMENTARIO NOVELA SIROCO




¡Gracias, Rubén!

Recuerda que con tus comentarios crezco como escritor; ¿Me ayudas?


COMENTARIO NOVELA SIROCO


Empiezan a llegar los primeros comentarios de la novela: "Siroco". Recuerda que gracias a tus opiniones crezco como escritor. ¡Gracias!



PRESENTACIÓN DE "SIROCO" EN ARGOT, CASTELLÓN.


El próximo martes 5 de Mayo de 2015, a las 19:00 horas, presentaremos en ARGOT (Castellón) "Siroco"; si te apetece descubrir una novela negra ambientada en la zona, con grandes dosis de violencia e intriga, pásate e intentaremos cautivarte con ella.