Buscar:

viernes, 24 de abril de 2015

DÍA DEL LIBRO, SAN JORDI 2015

Ayer fue un día muy emotivo. Mi primer día Internacional del libro, o San Jordi, con Siroco en el mercado. Por mi parte lo celebré en la librería Argot de Castellón. Acudí a las 19:00 horas para poder firmar ejemplares de la novela, y allí me encontré con un ambiente muy, pero que muy agradable: decenas de personas buscando algún libro para regalar y muchos autores locales intentando llegar al público. Fue muy emotivo encontrar a Yolanda Quiralte, que vino a por un ejemplar de Siroco. Firmar un libro a una escritora de la índole de Yolanda, resulta algo muy especial.
 
 
Por otro lado, mi libro también estuvo presente en Onda, dado que La Repro había montado una parada para promocionar el Día del Libro y llegar a los lectores (gracias a Nadal Escrig por las fotos).

En definitiva, una jornada divertida en la que conocí a gente interesante y se vendieron ejemplares de Siroco. El año que viene más.
 


sábado, 18 de abril de 2015

viernes, 17 de abril de 2015





(C) Javier García Martínez / www.xavivi.es




Imagen extraída de Google.


PRESENTACIÓN DE SIROCO EN VILA-REAL

Ayer fue un día muy emotivo y especial. Fue en el año 2012 cuando me planteé la idea de escribir una novela.  En principio desarrollé un relato breve: "Hijo del Sur", incluido en mi libro "Retazos de un pelele". La historia de ese inmigrante recluido en una cárcel me dio mucho para imaginar. De ahí salió "Siroco", de las entrañas de un joven con mucha fuerza de voluntad para lograr su objetivo.
 
¿Sobre la presentación? Agradecer a todo el mundo que dedicó parte de su tiempo para soportar mis nervios en un acto tan sentido para mí. A los que no pudieron estar y sé que les apetecía venir, seguro que podréis estar conmigo en alguna que otra charla. ¡Gracias!
 
Adjunto un breve reportaje fotográfico realizado por mis amigas Felisa Bisbal y Mari Carmen Castillo, y Enrique.
 






jueves, 16 de abril de 2015

ENTREVISTA EN RADIO VILA-REAL


Hoy a mediodía he estado junto a Tony Tirado en los estudios de Radio Vila-real; hemos hablado un poco sobre "Siroco" y los engranajes que mueven su historia.

Si te apetece escuchar la grabación, click aquí.

sábado, 11 de abril de 2015

EL LEÓN QUE ARDE

EL LEÓN QUE ARDE


«Pingüinos en la cama»
— Ricardo Arjona —

Daniel acudió a la reunión que tenía con Pablo, su editor. En más de dos años no le había entregado ningún proyecto literario, ni tan siquiera un folio para  apaciguar el ansia de su colega. Tomó asiento confiado en su escritura e ilusionado con su nueva obra: «El León Cobarde». Pablo mostró un semblante dudoso. Cogió una jarra de cristal llena de agua y se sirvió en un vaso. Antes de empezar a hablar pegó un pequeño sorbo. «El León Cobarde. ¡No me jodas, Daniel!», dijo con desprecio.  El escritor se mostró asombrado, llevaba muchos años trabajando para Pablo y era la primera vez que menospreciaba una de sus obras. No se defendió, tuvo paciencia y escuchó cada uno de los argumentos de su editor: «El título suena a cuento de niños, cuando en realidad, detrás de él hay una historia con una absurda moraleja para adultos. Daniel, el mercado ha cambiado. Ahora se vende lo romántico, con su punta de chispa. ¿A caso no has leído 50 sombras de Grey? ¿Dónde has estado metido todo este tiempo? Debes de ceñirte a nuestra nueva línea editorial, la romántico-erótica».

         Salió de la reunión asqueado. ¿Cómo podía decir que El León Cobarde era una historia absurda? El texto en sí era pura literatura, incluía una parábola con la que pretendía enriquecer al lector. Ya no entendía nada, todo era cuestión de marketing. Cuando llegó a casa se echó sobre el sofá. Empezó a meditar sobre escribir algo nuevo, renovado, ajustándose a la nueva línea editorial, conforme le había sugerido Pablo. «¿Y qué carajos sé yo de erótica?», pensó mientras guardaba a su «León» en un cajón del escritorio. Sacó un folio en blanco, y lo tituló con el texto «Documentación Erótica», pretendía escribir ahí una serie de etiquetas y datos sobre el erotismo, le iba a servir para tramar una historia calenturienta.  En primer lugar fue a rebuscar en la cómoda. Buscaba prendas íntimas de su mujer que le transmitieran algo de erotismo para tomar nota de ello, pero lo que allí encontró no le causó buena impresión: las bragas que sostenía le recordaron a la estopa utilizada por  los mecánicos en los talleres. Salió con ellas en las manos, buscando a Sofía, su mujer. Ella estaba en la cocina, veía una telenovela mientras fileteaba trozos de carne. «¿Con este trapo pretendes excitarme?», le preguntó Daniel sonriendo. Se acercó hasta él y le dijo al oído: «Esas braguitas las utilizo cuando tengo la menstruación. El arsenal lo tengo guardado», se rio. Daniel apartó un instante la vista hacia la televisión. La protagonista de la telenovela era una hermosa morena, con unos pechos tan exuberantes que podían explotar dentro del diminuto vestido. Eso sí le resultaba erótico,  e hizo un apunte mental para después anotarlo en el folio. Sofía se dio cuenta de la mirada lasciva de su marido. Cogió el control remoto de la televisión y la apagó. «¿Qué haces?», a Daniel pareció molestarle. Se acercó hasta él, le besuqueó el cuello. Tiró con fuerza de los botones de la camisa de su marido, la rompió. No le importó destrozarla, era un regalo de su suegra y no le gustaba por este simple detalle. El gesto excitó a su marido, quien no perdía detalle. Ella se quitó la camiseta de Snoopy que utilizaba para estar por casa, luego se deshizo del sostén. Aparecieron dos enormes pechos, «¿Y esto te excita?», preguntó ella. Él no contestó, su amigo lo hizo en su nombre. Sofía no fue mal educada, y fue a saludarlo. Bajó los pantalones a Daniel. Con los dientes hizo el resto, quitó los calzones de en medio y dejó desnudo a su marido. «Bienvenido», pensó ella mientras le dio dos besos húmedos. Atrapó el miembro con la boca, lo meneó hasta notarlo completamente rígido en su garganta. Luego lo llevó hasta sus pechos,  allí quedó prisionero. El placer le hizo olvidarse por completo de su folio de anotaciones. Simplemente estaba gozando, hacía demasiado tiempo que no surgía una relación así entre ellos, y debía aprovecharlo. Ahora fue él quien quiso llevar la iniciativa. Levantó a su mujer,  la colocó sobre la encimera de mármol. Cuando le quitó la ropa vio unas braguitas muy diferentes a las que había encontrado poco antes. El sexo estaba recubierto por un vello perfectamente recortado, se sorprendió por ese motivo, hacía mucho tiempo que no tocaba a su mujer. Lamió con delicadeza toda la zona, se aseguró de dejarla lista para entrar allí. Lo hizo, entró. Ella jadeaba de placer, él hacía lo mismo al salir. Ambos encontraron el ritmo adecuado para disfrutar conjuntamente. Tras unos minutos de intercambio de abrazos y sudor, vieron que el lugar no era el correcto para gozar al máximo. Daniel llevó a su mujer en brazos hasta la habitación. Allí terminó el agradable encuentro y dio lugar al inicio de una nueva novela. Daniel la tituló: «El León que arde». No tenía ni puñetera idea de quien era Grey, ni de sus cincuentas sombras, pero estaba decidido a convertirse en escritor de novelas eróticas. Pediría ayuda a su mujer, todas las noches se documentaría hasta el fondo, ante todo era un profesional. Eso sí, estaba empeñado en su «León», aunque no le importó cambiar la moraleja por los orgasmos.

ELLOS ERAN FELICES

SU FELICIDAD

«Nuestra felicidad»
— Gloria Estefan —



Él la amó. Ella también le amaba, pero las perdices hace tiempo que desaparecieron. Se conformaron con alimentarse a base de besos, por lo menos, hasta que Hacienda reclamase su parte.

viernes, 10 de abril de 2015

LA BRECHA: GONZÁLEZ DE LA CUESTA, JOSÉ LUÍS CUESTA.


Hoy se ha presentado en la librería Argot el libro titulado “La Brecha”. Su autor, González de la Cuesta, lo ha descubierto como un ensayo que recopila situaciones crueles derivadas de la injusta crisis económica en la que nos ha sumergido los grandes mandamases, que con sus políticas han exprimido al máximo la calidad social del ciudadano medio-bajo.
El documento se presenta con duras imágenes que el fotógrafo José Luís Cuesta ha captado a pie de calle, haciendo del trabajo aún más estremecedor si cabe. Tras la pertinente presentación se ha entablado un pequeño debate entre los asistentes, llegando a la conclusión de que el poder del cambio lo tenemos los españoles en nuestras manos: ¡el voto responsable!


DATOS DEL LIBRO

  • Nº de páginas: 80 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: ALGON EDITORES
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788494168086
  • 12,00 euros