Buscar:

domingo, 13 de diciembre de 2015

INFUSIÓN DE LA CASA.


A mí la única hierba que me relaja es el tacto del césped en mi espalda, y el vaivén de tu cuerpo sobre el mío.