Buscar:

jueves, 26 de noviembre de 2015

NO ES VERDAD, NO SOY LA VÍCTIMA


Me gritó "Arriba las manos"; luego me mató a besos. Desde entonces me dicen que tengo el no se qué de Estocolmo.