Buscar:

viernes, 6 de marzo de 2015

AL DIABLO CON EL DIABLO.



Saqué el valor para que renaciera;
lejos de venirme abajo
le amé con más fuerza,
para que el Diablo supiera
que jamás temí que maldijera
el intento por dejarlo fuera;
Sin más sentido que el amor,
reflejado en sus ojos de cristal,
me pidió que no le abandonara:
¡Eso, cariño mío, jamás sucederá!


...y el Diablo,
que se meta el tridente donde quiera.