Buscar:

domingo, 15 de febrero de 2015

DESESPERADO



Federico se enteró del embarazo de su mujer. Desde entonces, reza todas las noches a Dios para que sean octillizos: si  cada uno llega con un pan debajo del brazo, tendrán para algunos días de alimento.