Buscar:

sábado, 10 de enero de 2015

NAVEGANDOTE


Navegando en mis recuerdos,
el placer al sentir tus dedos
leyendo las tablas del pecado,
acariciando cada centímetro
de un placer prohibido.

Navegando en tu boca,
sintiendo la dureza del viento
mientras tu lengua evoca
cada uno de mis caprichos.

Navegando, y al pasar la tormenta
poder gritar al cielo ese deseo
que habita en mi cabeza:
"Te amo", aunque me creas una loca.