Buscar:

sábado, 30 de agosto de 2014

EL PACTO

Jefferson C. Loveau quiso llegar a lo más alto, fue un empresario ambicioso que no pudo comprarlo todo con dinero. Alguien le habló de Solomon, un majadero que decía ser brujo y decidió probar con él. El hechicero le citó cierta noche crepuscular en mitad de un bosque pantanoso del estado de Luisiana. Su todoterreno no tuvo problemas para llegar hasta allí, pero sus delicados zapatos italianos sí se resintieron. «Si quieres llegar a la presidencia no me bastará sólo con tu alma», le dijo Solomon. «Necesitaré tres personas de cierto círculo; dos gotas de agua y la sonrisa del sol no deberán seguir…». Jefferson no entendió el acertijo y aceptó el pacto firmando con su propia sangre. Esa noche al llegar a casa lo comprobó: sus dos hijos gemelos de cuatro años y su mujer de cabello rubio yacían sin vida sobre sus camas, sin más signos de violencia que haber muerto por asfixia.  Se convirtió en un líder solitario.


RESEÑA DE "RETAZOS DE UN PELELE",EN HDG.

Hoy me he encontrado con esta bonita reseña, realizada por HISTORIAS DE GAYA, a mi último libro "Retazos de un pelele". ¡Fantástica, me ha alegrado el fin de semana!


viernes, 29 de agosto de 2014

HUELE A OTOÑO

Estoy mirando por la ventana. Me saluda un día gris y turbio. Por lo visto el tiempo está mudando su piel; me es inevitable recordar el último otoño; a la vez sonrío. Ese Octubre me transformé en un camaleón en sus brazos, pero mis sentimientos jamás pasaron desapercibidos, al igual que las hojas de los árboles cayendo en la avenida, estampando su propia esencia de temporada. Sí, puede que todo resultara ser caduco, pero su existencia perdurará al igual que la melancólica astenia otoñal. 

miércoles, 27 de agosto de 2014

IV CERTAMEN RELATOS BREVES "LAS ALCUBLAS"

IV Certamen de relatosEl año pasado tuve el placer de participar en el IV CONCURSO DE RELATOS BREVES que la población de Alcublas (Valencia) organiza todos los años. Mi relato, «El aviador de mentira», fue seleccionado para su publicación junto  a otros textos presentados en el certamen. El Ayuntamiento de la localidad ha puesto a disposición de los usuarios el mencionado libro en formato digital. Si quieres leerlo, haz click en la portada.


lunes, 25 de agosto de 2014

RESEÑA

Estos comentarios sobre mis libros se convierten en más ganas para aprender y seguir escribiendo. ¡Gracias, Asia!



CORAZÓN PEQUEÑO



No estás;
mi corazón ha encogido
y ahora parece un llavero,
por haber sentido y llorado
cada uno de esos momentos
que me entregué como un torero,
y tú me zarandeaste al vuelo.

No estás,
y aunque mi corazón sea pequeño,
sé que alberga dentro muchos sueños
que en esencia superan su tamaño;
 mientras, yo aquí, haciendo de necio
e intentando olvidar que sigo enamorado.

No estás,
pero todavía te siento
en este corazón diminuto.


(C) 2014 - JAVIER GARCÍA
www.xavivi.es




jueves, 21 de agosto de 2014

ALMA RESENTIDA



Siento decadadencia
en mis sentimientos;
ya nada huele a flores,
ni mariposas en movimiento
en un estómago delicado;
la lluvia se ha anticipado,
mis pómulos están resentidos
por culpa de la humedad
que la tristeza ha provocado.

Siento decadencia afectiva,
y en mi alma se refleja.
Ya no soy esas risas en un nido,
ni el alegre ruiseñor emancipado...

...sólo un alma resentida.

miércoles, 20 de agosto de 2014

OLAS DE PAPEL

Admiro cuando el viento te sopla palabras; cuando tu bautizo, con no más de mil caracteres lo dijo todo. Y mientras yo aquí esperando la lluvia para empaparme con algo que no me contagie decadencia, sino que me ayude a verme reflejado en algo tan hermoso como son tus versos; te admiro por tu logro merecido. Yo, en cambio, seguiré navegando en un mar con olas de papel arrugado.


MALSON DAURAT




UN POEMA PARA MI GENERAL




martes, 19 de agosto de 2014

LA TEORÍA DE LA QUINTA CERVEZA


He de reconocerlo, el viernes la lié gorda. No quiero echarle la culpa a las cervezas que me hice con Alfredo, pero sí que es verdad que “San Miguel” tuvo algo que ver. Ya no recuerdo las birras que tomé, siempre pierdo la cuenta. A partir del tercer tercio, la materia gris de mi cerebro desaparece, y en su lugar se coloca esa blanquecina y amarga espuma: «¡ummmm cerveza!».
Al principio siempre hablamos de lo mismo, de fútbol. Somos hombres, repetitivos y monotemáticos, pero lo interesante siempre ocurre a partir de la quinta cerveza, y es la pura verdad, lo he estudiado, e incluso lo he bautizado como «La teoría de la Quinta Cerveza». Sucede en realidad cuando ya no encontramos fría la botella, cuando simplemente nos la echamos a los labios por pura inercia, y entonces bromeamos con el culo de la camarera: «Si ese culo fuera un cajero automático, la tarjeta debería ser tipo DIN A-4», dice Alfredo descojonándose.
Es verdad, tiene un culo grande, pero en realidad yo no la veo tan mal, no sé, igual son esas enormes tetas que se desbordan por el escote y me hacen verla de diferente manera. Aunque, ¡qué cojones!, eso no es un escote, es un bufet libre con un letrero que dice: «Pase sin llamar».
El marica de Alfredo se retira, al final el mamón no ha rezado la media docena a «San Miguel», y le hago ver que ese pecado le va a salir caro: él paga. El calzonazos se pira, pero la puerta de salida le queda pequeña, menuda hostia se da contra ella. Con seguridad tardaré meses en volver a verlo, su mujer lo tiene absorbido. Entonces me siento bien, libre. No tengo pareja ni tengo previsto encontrarla, soy informático y aplico la primera regla del gremio, de forma muy estricta: «si funciona, para que tocarlo». Empiezo a hacer el gilipollas con los dedos, sobre la mesa, como si estuviera escribiendo con un teclado. La camarera me mira, se ríe. Le devuelvo una sonrisa estúpida, entonces se acerca a mí. «El local no tiene Wifi», me dice con ironía. Resulta que la camarera, aparte de las enormes tetas, tiene otro atributo que compensa el grueso error de su trasero, es muy simpática. «Soy pianista», le digo. «La Teoría de la Quinta Cerveza» no falla, estamos en el paso de las mentiras. De repente ya no soy informático, soy un importante pianista que ha trabajado en el último disco de David Bisbal. Ella no se lo traga, pero a mí me da lo mismo, me sigue la corriente. Si sigue así la cosa, esta noche no dormiré solo, y eso sí que me resulta extraño. Vuelvo a rezarle unas cuantas veces más a «San Miguel», ¿y después?...ya no me acuerdo de nada más.
Lo reconozco, el viernes la lie gorda. Terminé en la cama con la camarera, ¿se llamaba Cristina?, creo que sí, tiene cara de ángel. Levanto las sábanas y veo que está completamente desnuda. Es guapa, muy guapa, y aunque en realidad tiene un enorme culo, me gusta. Me levanto rápido para prepararle un sugerente desayuno. Se lo llevo a la cama. Busco entre mis juguetes, de cuando era pequeño, y encuentro un diminuto teclado musical. La despierto, y cuando sus ojos se abren, me ve haciendo el gilipollas tocando el piano. Suena el «Cumpleaños Feliz», no sé tocar otra cosa. Me mira, se ríe, me besa, y entonces mi mirada se refleja en sus ojos. Tengo cara de anormal, nunca antes me había visto así. Me invita a volver a la cama con ella, y antes de hacerlo me doy cuenta de que no existe hombre duro en mí, toda mi coraza se trata de un disfraz que me inventé para no verme solo. Ahora ya no lo estoy, me encanta Cristina, ¿estaré enamorado? Pienso descubrirlo poco a poco, quiero ganármela. «¡A la mierda la “Teoría de la Quinta Cerveza!”», pienso mientras me tiro sobre la cama buscando mi pastelito. De repente me he vuelto un glotón.
 




lunes, 18 de agosto de 2014

OCTUBRE


Decides hacerme feliz cuando creo que todo está perdido; entonces mis dedos piden permiso a los tuyos y se suman a un verdadero éxtasis de caricias. Siempre quedará en mi mente ese corto recorrido de placer en octubre. Para mí eres eterna, como esa botella de sidra artesana que te prometí y que jamás beberemos juntos.




TEXTO EXTRAÍDO DEL LIBRO:
"Retazos de un pelele"
(C) 2014 - Javier García Martínez.


domingo, 17 de agosto de 2014

ESPÉRAME


Hace tiempo que tus caricias se convirtieron en el frío terrazo de nuestra morada. Las sábanas de la cama, ya no cubren poros que expiran vida; su función no es más que tapar dos cuerpos distantes, el tuyo y mío, convertidos en dos enormes continentes alejados por un enorme océano. Tú eres América, yo sin embargo, Europa. En su día me alegré en explorarte, descubrir cada centímetro de tu terreno virgen; ahora no es que me sea indiferente, es más bien que ha mermado la ilusión, y no te culpo a ti por ello. Sé que es cosa mía, y la decepcionante situación que nos rodea me he convertido en un zombie. No llores por lo nuestro, no merezco que conviertas tus sentimientos en esas lágrimas, las cuales reflejan aún más la belleza de tus ojos. Perdóname, sólo necesito tiempo; sé que pronto terminaré con mi agonía y volveremos a ser felices. ¡Espérame, por favor!






sábado, 16 de agosto de 2014

EL FAROL



Cuando puso las manos en sus pechos, supo que iba a perder la virginidad, estaba dispuesta a ello. Se sintió estúpida, perdida ante una situación en la que no sabía desenvolverse, y dejó que aquel gañán la guiara en un encuentro del cual no guardaría buenos recuerdos. No fue cómo ella había imaginado. El exceso de novelas rosas que leyó le hizo creer que viviría una noche de ensueño. Se equivocó, aquel muchacho con el que apenas llevaba saliendo unos meses, simplemente había estado preparando el terreno para su único cometido, cepillarse a ésa chica morena que lo volvió loco aquella noche en el baile del pueblo. Desde ése momento, no tuvo otro objetivo con ella. La chica lo veía distinto. Le gustaba, pero su plan de hacerse distante y fría sólo le funcionó al principio. Los múltiples intentos que hizo por ganársela, provocó que ella se terminara enamorando de él. Lo típico, se fijó en un chico malo y resultó ser la perdedora de ese juego de tira y afloja que había iniciado. Se dio cuenta demasiado tarde de su error, ya había perdido las bragas por alguna parte en aquel pequeño coche. Y su gozo fue más bien poco. Después del dolor físico, le tocó vivir el sufrimiento de su corazón. Nada más sabría de aquel chaval engominado y repeinado hacia atrás. Dijo que se cansó de ella, que los sentimientos no eran mutuos y era mejor dejarlo así, para no hacerse daño. El caso es que el mal ya estaba hecho. Ésa noche que ella consideró tan especial, tan sólo valió para que su corazón saliera de allí roto. Se convirtió en la perdedora de su propio juego, sin que su contrincante se saltara las normas. Sólo jugó sus cartas, iba de farol.




LA DISTANCIA



La distancia,
esa cinta métrica 
que nos unió en su día,
ahora se alarga.

¡Qué ruin y bastarda!
Cuando tu corazón se acerca
y el tiempo es su coartada, 
va y se ríe, nos separa.

Recuerdo salvarla
a pares sus peldaños,
pero justo al final,
veo que me hace daño;
caigo sin lograrla.

La distancia,
esa jodida puta que con peajes
nuestro amor quiere cobrarse.






LA DISTANCIA
Extraído del libro:
"El Desguace de las
Palabras Rotas".
(C) 2014 - Javier García.
www.xavivi.es

ESPERO UNA RESPUESTA


Extraído del libro: "El Desguace de las Palabras Rotas".


(C) JAVIER GARCÍA MARTÍNEZ
www.xavivi.es

viernes, 15 de agosto de 2014

LLUEVE




(c) 2014 - Javier García Martínez
www.xavivi.es

NAVEGANDO EN LAVA

Nunca pensé que escucharía esas palabras de tu boca. Nunca imaginé que sintieras tales sensaciones por mí. “Te quiero”, pronunciaron tus  labios. Un segundo después, nuestras lenguas se encapricharon en navegar un mar de lava. Un par de cuerpos fundidos.


jueves, 14 de agosto de 2014

BOMBARDEO GUERRA CIVIL EN ONDA — FOTOS


Escudriñando Internet, buscando información para uno de mis relatos, he encontrado estas fotos tan interesantes de Onda (Castellón), en la Guerra Civil. Desafortunadamente se trata de un bombardeo a la localidad.









Refugio en la Cueva de la Calle Valencia





martes, 12 de agosto de 2014

EL NUEVO FIN



JAVIER GARCÍA M.
www.xavivi.es
(C) 2014 

LA VIEJA MELLADA

En nuestra niñez, la pandilla siempre consideró que la «Vieja Mellada», la loca de la calle, fue la mala del cuento. Nunca llegamos a entender su carácter confiscatorio, cuando balonazo tras balonazo metíamos gol en su maloliente y descuidado portal. La mujer se las ingeniaba para quitarnos el balón nada más cantábamos un gol. Luego, cuando llegábamos a casa sin la pelota, la regañina era doble por parte de nuestros padres: «Algo le habréis hecho a la pobre Carmen para que os quite la pelota».

Tras perder numerosos balones y dado que nuestros padres no reemplazaban tales afectuosas perdidas, decidimos cambiar de juego. En la canícula veraniega pronto descubrimos los globos de agua que llenábamos en la fuente que había en la calle. Nunca fuimos rácanos en cuanto a su contenido. Nuestro nuevo pasatiempos tampoco pareció gustarle a la «Vieja Mellada», pues cuando sin querer estampábamos alguna de nuestras bombas sobre su puerta, éramos repelidos por su parte a base de cubos de agua. Luego, cuando llegábamos a casa empapados la regañina volvía a ser desproporcionada. Nunca pudimos defendernos ante las acusaciones. Las palabras de una persona adulta prevalecían sobre lo que pudieran decir unos rebeldes mocosos.

«¿Os parece bonito mojaros de tal manera?», y es que el calor abrasante de agosto tampoco servía como argumento para librarse de la regañina.

El caso es que dejamos de jugar. No salía rentable mostrar nuestros quehaceres lúdicos en plena calle. Por algún motivo siempre molestábamos a la puñetera vieja. Gracias a esto la pandilla se vio obligada a dejar los juegos de calle de los magníficos ochenta, entrando en una decadente pubertad rodeado de maquinitas matamarcianos. Las niñas se olvidaron de las combas para ver a los guaperas de la Superpop y los niños nos auto—recluimos en nuestras más secretas habitaciones para ver revistas de desnudos pornográficos heredadas o robadas a algún hermano mayor. El exceso de testosterona era evidente.

Ellos no quisieron verlo, pero la repelente «Vieja Mellada» se cargó aquellos maravillosos años. Ella fue la única culpable de nuestra adolescencia temprana, maduramos a pasos de gigante por su responsabilidad. No en vano, Sabrina Salerno seguramente se alegró de que cinco muchachos más «del carrer de les escaletes dels gats», quedaran atónitos ante su exitoso videoclip «Boys—boys—Boys».


YA NO SÉ QUIÉN SOY.

Ya no sé quién soy, apenas me reconozco. A ratos me encuentro disfrutando de los diminutos placeres que cataloga mi cabeza, y en cambio en otros, caigo sumido ante una tristeza que aparentemente no se apreciaba. A veces creo que soy un payaso, el hecho de que se rían de mí y no conmigo duele más que cualquier otra cosa. Quizá por ello, en otras ocasiones creo que soy un monstruo, el cual dormido detrás de mi piel, espera a que alguien o algo lo desvelen para mostrar su ferocidad. Hoy me siento perdido en un sinfín de sentimientos, de los cuales no me reconozco. El otoño tiene confundidos al Dr. Jekyll y Mr. Hyde.



viernes, 1 de agosto de 2014

POSTRE DE LA CASA

Poema publicado en la revista digital número 02 de «Ecos de la distancia».




ECOS DE LA DISTANCIA Número 02


Este mes participo en la revista literario-cultural: «Ecos de la distancia». En la página nº.13 podréis encontrar mi poema «Postre de la casa», y en la página nº.57 una breve reseña de mi último libro «Retazos de un pelele».

Haz click en la portada para descargarte la revista totalmente gratis.