Buscar:

viernes, 21 de noviembre de 2014

SE BUSCA PRÍNCIPE


La princesa lloraba. Se llevó una gran desilusión cuando besó a la rana y comprobó que no se convirtió en un apuesto príncipe. Seguía siendo un bicho verde con ojos saltones. Creyó que se habían burlado de ella, y se sintió estúpida. Entonces tomó una decisión. A partir de ese momento, su perfil en Meetic sería mucho más exigente: «abstenerse bichos raros». No estaba dispuesta a seguir desperdiciando sus besos.