Buscar:

viernes, 28 de noviembre de 2014

MAULLIDOS


En el pueblo había una costumbre un tanto extraña. Si te cruzabas con un gato blanco, de ojos rojos, debías de rezar diez veces antes de dormir. De no hacerlo, el minino maullará todas las noches delante de tu casa hasta que la muerte te encuentre. Aquellos turistas se lo encontraron por casualidad en uno de los callejones del casco antiguo. No creyeron esa estúpida historia local. Esa noche el gato maulló más fuerte que nunca. Se equivocaron.