Buscar:

miércoles, 19 de noviembre de 2014

CAMINANDO EN VACÍO


Perdóname por haberte amado, por haber sentido que eras parte de mí. No he podido evitarlo. Creí que tus sonrisas eran el índice que me guiaban por el camino correcto, la felicidad. Pero me duele tanto haberme engañado a mí mismo, que me siento un estúpido. No te culpo a ti, la cosa es solo mía, siempre he sido un inocente con fe de hierro en el amor, pero es tan duro verse azotado con ese mismo palo…
Mi corazón siempre ha estado expectante a encontrar algo bueno. Chupar un poco de dulzura no es malo. El problema ha sido ese, el azúcar. Creo que lo nuestro estaba demasiado edulcorado y me ha sentado mal. No quiero decirte adiós. No soy de esos, de los que huyen a la mínima. Quiero dejarte una cosa clara, mi mano la seguirás teniendo, sólo pido tiempo. Por el momento no soy más que un corazón sin rumbo, sin ganas de encontrar el camino. Solamente ando.