Buscar:

viernes, 15 de agosto de 2014

NAVEGANDO EN LAVA

Nunca pensé que escucharía esas palabras de tu boca. Nunca imaginé que sintieras tales sensaciones por mí. “Te quiero”, pronunciaron tus  labios. Un segundo después, nuestras lenguas se encapricharon en navegar un mar de lava. Un par de cuerpos fundidos.