Buscar:

viernes, 29 de agosto de 2014

HUELE A OTOÑO

Estoy mirando por la ventana. Me saluda un día gris y turbio. Por lo visto el tiempo está mudando su piel; me es inevitable recordar el último otoño; a la vez sonrío. Ese Octubre me transformé en un camaleón en sus brazos, pero mis sentimientos jamás pasaron desapercibidos, al igual que las hojas de los árboles cayendo en la avenida, estampando su propia esencia de temporada. Sí, puede que todo resultara ser caduco, pero su existencia perdurará al igual que la melancólica astenia otoñal.