Buscar:

jueves, 1 de mayo de 2014

RANCIO




Veo crecer palabras
en un árbol centenario;
sus frutos caen al suelo,
pisoteados por la misma gente
que cierto día prometió regarlo,
pero tan sólo recibió desprecio.

Todo fue mentira, creció solitario,
sin más regadío que sus lágrimas
viajando hasta las raíces,
donde encontró el consuelo
de ciertas lombrices repudiadas,
obligadas a vivir bajo el suelo;

desde ahí todo se ve diferente.