Buscar:

lunes, 28 de abril de 2014

NO ESCUCHAR



Supongo que ahora,
sin camino verde, ni grillo,
te habrás dado cuenta
de lo que duele una sordera.



También supongo,

que meditarás el estribillo
de esa canción con moraleja;
nunca quisiste verlo,
que mientras tapabas tus orejas,
cierta hierba suspiraba contigo.


Ahora que todo está en silencio,
sabrás lo que has perdido.