Buscar:

domingo, 6 de abril de 2014

NAVEGANDO CON SUS RECUERDOS



Navego entre mis sueños, con una pequeña barca hecha con su piel y recuerdos. Poco a poco me adentro en un mar desconocido, bregando contra el duro viento que sopla de lo más recóndito de los pulmones de Neptuno. Y ante esta misma deidad confieso el orgullo que siento al haber encontrado cierto día los besos que ella guardaba en una dura caja de color rojo. Ahora ya no los tengo, los perdí en cuanto le confesé mi amor. Su miedo a romper nuestra amistad fue el encargado de soplar la vela de mi barca; puso agua y más agua de por medio.


Estoy empapado por las olas y hace mucho frío. Me cobijo en las mantas de su aroma, aunque tan sólo sea en mi mente y para cruzar esta difícil travesía. Espero poder gritar algún día esa vieja frase que alegraba a todo marinero tras un angustioso viaje: "Tierra a la vista".