Buscar:

lunes, 28 de abril de 2014

CHIRIPITIFLÁUTICOS




Hay dos cabrones
pintados en contraste;
riendo las desgracias 
de un enorme circo,
abandonado a su suerte.

Funciones anticuadas,
con payasos, barbudas;
con enanos, y elefantes
que hacen equilibrio
pendiendo de un fino hilo;
luego su prima, y la del otro,
se encargan de las entradas
cobrando comisiones exageradas,
mientras los feroces leones,
el principal espectáculo,
están a dieta obligada:
sólo rugen sus tripas.

Pasen, tomen asiento y vean.
El espectáculo hace mucho
tiempo que empezó.