Buscar:

domingo, 2 de marzo de 2014

TIC, TAC, TIC, TAC...



El segundero marca el paso del tiempo;
yo todavía no he marchado,
pero me enseña sin preocupaciones,
que lo ocurrido se ha evaporado,
sin poder haberlo evitado;
ahora toca vivir sin contemplaciones.

Apenado y afligido mi pensamiento,
imaginándome contigo un mundo perfecto,
que ahora escapa de la mano del reloj:

tic, tac, tic, tac, tic, tac...

Se burlan las agujas de mi desconcierto;
mientras tanto mi imaginación vuela,
para inventar una nueva novela...

tic, tac, tic, tac, tic, tac...

...ahora empieza todo sin ti.