Buscar:

viernes, 28 de febrero de 2014

VACIANDO PAPELERAS, QUEMANDO RENCORES



Las papeleras se llenan
de sentimientos anticuados;
antes bonitos en apariencia,
pero ahora convertidos en estúpidos.

Asoma el amor por el borde, riendo;
me hace gracia su sonrisa,
pues aun no queriendo,
siento que todo es una farsa;
como el Fénix mojado en un gintonic,
ahogando sus penas en licores,
sin ver más allá de sus propios dolores,
que no todo sirve por eso llamado "Amor".

Resurgirá de sus propias cenizas,
a la vez que las papeleras se vaciarán...
y todo ello sin ningún tipo de resentimiento,
más que verse satisfecho en su conocimiento,
al saber que las oscuras golondrinas no regresarán.