Buscar:

lunes, 17 de febrero de 2014

MUNDO LOCO



Abriré la fiambrera a medidodía;
repartiré besos de amor,
frescos, aliñados de alegría,
para compartir con un mundo
rancio, roñoso y resentido.

Cuando la cierre,
espero haber muerto
y no ver lo que ha quedado:
Un sentimiento estúpido y caducado.

Somos mercancía,
o en ello nos hemos convertido.