Buscar:

domingo, 16 de febrero de 2014

ABRAZOS DE UN EXTRAÑO



Te abrazo,
y a la vez estás tan distante;
ya no puedo distinguir tus ojos,
ni sentir tu calor apasionante.

Sobre mi pecho desierto,
que anhela tus caricias perdidas,
sigo convencido que las luciérnagas
volverán a alumbrar el recorrido
para que tus manos y sus dedos
no queden en el olvido;

...y mientras mi boca llora,
por haber perdido la humedad de tus besos,
perece sola y seca,
porque tus labios ya no son los mismos.

Te abrazo,
y me siento un extraño en tus brazos.