Buscar:

lunes, 29 de diciembre de 2014

MI PERFIL DE AUTOR EN AMAZON

¡Hola! Desde hoy mismo podéis acceder a mi perfil de autor en Amazon. En este sitio encontraréis todas mis publicaciones en Amazon y podréis estar al día de las últimas noticias referentes a mis publicaciones. Para entrar en mi rincón tan solo debéis hacer click aquí.
 
 
 
 
 


domingo, 28 de diciembre de 2014

MI PROPIO RESUMEN DEL AÑO 2014

No me hacen falta imágenes para catalogar este año. Me quedo con estas humildes líneas de texto. He de decir que ha sido bueno. He tenido la suerte de encontrar a nuevas personas que se han unido a mi círculo, haciendo mi vida más interesante y gratificante. También me he llevado decepciones, porque no decirlo, pero el resumen general es bueno. El 2015 lo espero con mucha ilusión, pues en primavera viene con el viento la publicación de mi primera novela negra: SIROCO. Una novela con una trama muy interesante y unos personajes que sostienen la historia como robustos pilares. Espero ver vuestras caras cuando llegue el momento y poder deciros "Gracias" en persona.





sábado, 27 de diciembre de 2014

ECOS DE LA DISTANCIA NÚMERO 4 - EDICIÓN GRATUITA

¡Hola, amigos!
Este mes de Diciembre me volvieron a dar la oportunidad de colaborar en la revista literaria digital "Ecos de la Distancia", en concreto en su edición número 4.
Su directora me propuso participar con un relato navideño. No tardé en aceptar, pero la Navidad para mí es un tema que siempre me ha bloqueado. Por suerte, la revista me dio mano libre para apañar un relato relacionado con la festividad, pero con un toque personal, alejándome de los turrones que edulcoran estas fechas. Al final quedó un relato para mi gusto bastante interesante y con cierto humor negro sobre los personajes típicos navideños, titulado: "Loco asesinato en Navidad".
En fin amigos, que no me enrollo más. Aquí os dejo el link donde podréis descargar la revista para disfrutar de mi relato y el de otros grandes escritores. Ahhhh, y recordad que es #GRATIS!


miércoles, 24 de diciembre de 2014

RESULTADO DEL SORTEO "HISTORIAS DESDE LA ALMOHADA"

Ya tenemos ganadora para el primer sorteo de la fanpage «JAVIER GARCÍA MARTÍNEZ» La afortunada ha sido GELES VENTURA, y se lleva por premio el libro de relatos "Historias desde la almohada". ¡Felicidades! El sorteo se ha realizado a través de un programa de generación aleatoria. Os dejo el pantallazo con las primeras posiciones:
 
 


 
A todos los que habéis participado os animo a seguir mi página, y me gustaría la pudierais recomendar para poder seguir realizando estos sorteos, que son muy, muy divertidos y gratificantes. Por mi parte nada más, nos seguimos leyendo en FB y ¡Feliz Navidad a todos!


 

martes, 23 de diciembre de 2014

LA VÍCTIMA


Me miro las manos. Las tengo entumecidas, manchadas de sangre. Jamás fui una persona agresiva. Jamás justifiqué la violencia. Jamás creí que yo pudiera hacer algo así. Hoy la maté con mis propias manos. Ella se defendió, me arañó con sus afiladas uñas. Pero cuando la cogí por el pescuezo, nada pudo hacer. Un fuerte crujido presagió su final. Todo ha sido por culpa del hambre. Asesiné a esa gallina que robé en una granja, de madrugada, cuando las personas normales duermen. La crisis me ha cambiado. Me ha convertido en un auténtico vampiro. Aprovecho las noches para alimentarme: contenedores de basura, huertos y granjas sin vigilancia, todo me vale. Cuando veo los primeros rayos de sol, huyo en búsqueda de cobijo. Cualquier lugar apartado me sirve. Luego, acurrucado pienso en el monstruo que me han convertido. Me doy asco por lo que hago, pero ante todo he de sobrevivir. Cojo la bolsa de papel que con tanto mimo guardo. La abro y cubro mi nariz con ella. Esnifo lo más hondo que puedo. El pegamento no tarda en hacer efecto, pronto quedaré dormido hasta el anochecer. Volveré a despertar para alimentarme. Pido perdón, mi estómago me lo pide. Lo siento, pero a mi también me han mordido, soy una víctima más.

lunes, 22 de diciembre de 2014

SIROCO

*** SIROCO ***
 
 

Llegó con el viento,
por el camino que dictó
el hambre y el sueño;
se encontró el asfalto,
golpeándole sin miramiento,
rompiendo el empeño
que puso a su ilusión
por cruzar África
para terminar en Europa;
cuando su sombra llegó,
jamás encontró sopa,
ni un plato de lentejas,
solo la indiferencia
por arrastrar su ropa
cubriendo sus huesos.
 
Su ego, de color negro,
jamás lloró por él,
ni por la osada aventura,
pero sí vela con anhelo
esos pequeños ojos
que recuerda con recelo
de algún día volver a ver.
 
Él jamás se quejará
de acabar explotado,
vivirá, si es vivir,
con el único consuelo
de poder mandar allá,
el dinero que ganará,
con la enorme esperanza
de que allí, su sudor,
con insultos destilado,
será enormemente valorado.
 
Llegó con el viento
y dejó su esencia en el camino.
 
—JAVIER GARCÍA MARTÍNEZ—
 


domingo, 21 de diciembre de 2014

LIBRO DE CUENTOS: "ONCE SUEÑOS EN NAVIDAD"

Hola, amigos.

Os dejo un enlace para que podáis descargar de manera totalmente gratis el libro de cuentos infantiles "Once sueños en Navidad". Este libro, en el que participo, en un principio se realizó para un fin benéfico, pero al final los patrocinadores principales se desvincularon del proyecto, por lo que todos los autores (escritores e ilustradores) hemos decidido ponerlo a vuestra disposición, de manera totalmente gratis. Si lo descargáis y realmente os gusta, podéis encontrarlo en formato físico en la plataforma de Amazon.





Felices fiestas!

RÚSTICO




Soy un tío rústico,
de jamón, pan y tomate;
de versos salados
que no bailan con nadie;
de canciones matutinas
con toques de corneta;
de tardes con chocolate,
y palabras que riman
con el auténtico arte
que la certeza dicta;
y no por eso soy malo,
sino más bien un hombre
que piensa en voz alta
y parece que hiere,
sin haber querido hacerlo.



(C) Javier García M.

jueves, 18 de diciembre de 2014

BESOS DE UVA

Después de largos meses de duro trabajo en Francia, al fin vuelvo a mi tierra, Valencia. Lo hago con un sabor dulce, nunca olvidaré a Natalie. La última noche, entre los viñedos, me sedujo.  Fue un momento increíble: se puso un grano de uva en la boca y me invitó a que la ayudara a elaborar mosto.
Así lo hice, le presté mis labios. Exprimimos aquel jugoso fruto. Cuando nuestras lenguas se cansaron de trabajar, estábamos tirados en el suelo acariciándonos de ombligo para abajo. Antes de marcharse acarició mi pelo, volvió a recompensarme con otro beso y preguntó que si volvería a trabajar la próxima temporada. Se alegró cuando le dije que sí. Cuando regrese lo haré con un gran racimo de uvas de Utiel en mi maleta. Así comprobará como saben los besos de mi tierra.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

LÁDRAME UN CUENTO - ANTOLOGÍA SOLIDARIA

A mediados de año me ofrecieron participar en una antología solidaria bastante peculiar.  Los que me seguís sabéis que me apunto enseguida a cualquier acto que tenga que ver con la literatura y la solidaridad. He participado en numerosos proyectos de este tipo, pero "Ládrame un cuento" me cautivó desde un principio. ¿Qué tiene de especial? El fin de este precioso libro es recaudar fondos para una protectora de animales de Jaén (ARCA) que se encarga de recoger animales abandonados. No tardé en aceptar la propuesta, pues nuestras mascotas también tienen derecho a sentir esa calidez de la solidaridad.
 
Mi aporte para el libro es un cuento titulado "El buen espantapájaros", ilustrado por la estupenda artista Mariaipunto (si tenéis un rato hacer click sobre su nombre. Su blog no tiene desperdicio).
 
Mi cuento empieza así:
Allí en mitad del campo, plantado sobre un palo descansaba Eloy el espantapájaros. Aunque su ropa era igual que la de otros monigotes de paja, lo que le diferenciaba del resto era su simpático carácter. Desde el primer día en que el granjero lo plantó en mitad del huerto, se acostumbró a vivir bajo el calor del sol. Nunca se sintió solo,  pues su buen humor le valió para hacer muchos amigos en el campo.

DATOS DEL LIBRO.

 
 
 

 

lunes, 15 de diciembre de 2014

SEIS DE ENERO

 
 
 
 
 
Por qué me llamas en diciembre
si sabes que de ti me he olvidado,
que nunca me gustó tu bravura,
ni los encantos dulces de membrillo,
ni tampoco tus besos glaseados.
 
Lo aborrecí todo, al igual que aquella canción
con campanas y risas sueltas de campo;
mientras los niños jugaban sobre nevado
y yo decidí marchar por siempre de tu lado.
 
Te lo dije y ahora lo repito:
jamás me gustó la Navidad,
porque perdí el anhelo de la vida
cuando me regalaste aquel grito,
demostrando que en mí no confiabas.
 
Tras el seis de enero,
la cuesta fue peor de lo que te esperabas.
 
 

miércoles, 10 de diciembre de 2014

FIRMA DE LIBROS EN EL MERCADO DE NAVIDAD DE CASTELLÓN


El próximo 19 de diciembre, por la tarde, estaré en el Mercado de Navidad de Castellón (Pza.Santa Clara) con mi libro "Retazos de un pelele". Si os apetece pasaros, estaré encantado de saludaros personalmente y de mostraros un poco mi último trabajo. Si queréis saber más, la dirección del blog del libro es:
 

 
 
***PUNTOS DE VENTA FIJOS***:

—En Internet:
 

—En la provincia de Castellón:

Castellón: Librería Sar Alejandría
Vila-real: Llibrería Llig
Onda: Papelería Librería LaRepro

—En la provincia de Valencia:

Mislata: Librería Shalakabula
 
 
 

martes, 9 de diciembre de 2014

DÍAS DE LUTO


Esto no es un pensamiento sin más, es una cábala que me sirve para determinar mi estado. Es un intento por averiguar una solución a mi tormento. ¿Esperanza? De que me sirve, si mi sueño terminó antes de empezar. Fue un inicio tardío, bloqueado y eliminado en cuanto la ocasión te lo permitió. Sembré mis labios en los tuyos, con la esperanza de poder cosechar tus besos. Por lo visto me equivoqué, y no han germinado. Estéril mi comportamiento que dejó tierra virgen de por medio. Ahora, después de ver correr la lluvia, veo que alguien ha sabido aprovechar ese terreno que dejé en barbecho. Intento convencerme de que la culpa no fue tan sólo mía. Quiero creer que hice todo lo que estuvo en mis manos para ser felices. Yo lo era, y creía que tú también, pero cuando huiste de mi lado, la distancia se encargó de poner las cosas en su sitio. Esta esa la realidad: yo sigo aquí, sintiéndome un estúpido por haberme enamorado, y tú ya hace tiempo que me dejaste viudo de sentimientos. Intentaré pasar mi luto con el  recuerdo de tus besos. Es lo único que me queda.
 
 

lunes, 8 de diciembre de 2014

DE CARNE Y HUESO


Ahora no digas que no te acuerdas de mí. No me lo creo. Si es necesario sacaré a relucir esas lágrimas que te mostraron mi ser más íntimo. No te hagas la dura, sabes que sigo siendo yo, aunque no quieras reconocerlo. Te marcharás, pero dejaré claro que no he cambiado. No soy otro, aunque ahora, viendo conforme marchas por el horizonte, me hubiera gustado serlo. Tal vez un hombre de hierro. Ahora me arrepiento de ser humano. Un verdadero estúpido que siente dolor y sabe que tardará mucho tiempo en curarse. ¡Adiós! Yo siempre estaré aquí.
 
 

viernes, 5 de diciembre de 2014

VOLVEREMOS A ESTAR JUNTOS


Ahora que ya no estás, que te han arrancado de mi mano, tengo tantas cosas que decirte. ¿Por qué no fui capaz de hacerlo en su momento? Son las pequeñeces que me hacen acordarme de ti: el cepillo para el pelo que compraste en nuestra visita a Roma, la ropa en la que todavía perdura tu olor. Sabes que nunca me gustó jurar, pero ahora es distinto, me veo obligado a ofrecerte mi segunda promesa más sincera; la primera ya la hice cuando te puse el anillo el día de nuestra boda. Te prometo que volveré a reunirme contigo, necesito ver de nuevo tu sonrisa. Quizá tardemos en encontrarnos, pero por el momento haré lo que siempre quisiste para mí: disfrutar de la vida, aunque tu cuerpo no esté junto al mío. Volveremos a estar juntos.


jueves, 4 de diciembre de 2014

AMANTE DE LETRAS

 
Mis oídos jamás estuvieron preparados para lo que dijiste:
 
—Ya no es lo mismo. Perdóname, no te quiero.
 
Después de tanto tiempo juntos, me hiciste tocar el palo más infeliz de la vida, la tristeza en sentir que me abandonabas. Nunca imaginé que me hubiera convertido en algo insulso para ti. Creía que te hacía sentir bien, feliz. Por lo visto he estado ciego, y me da rabia reconocerlo.
No pasa nada. La melancolía y la estupidez la dedico a escribir versos. No me hacen sentir más fuerte, pero libero todo el sentimiento crudo que albergo dentro de mí, sin derramar una sola lágrima. Ante todo, debo darte las gracias. Me has convertido en un amante de letras. Cada noche me acuesto con mi libreta, buscando historias con ella para volver a empezar. Soy feliz.
 
 

miércoles, 3 de diciembre de 2014

BUSCANDO EL HOMBRE PERFECTO


Se cansó de los hombres estúpidos, y de jugárselo todo en citas a ciegas que le organizaban las amigas. Se apuntó a un portal web para buscar pareja. Puso el ratón sobre el campo de texto y escribió: chico joven, atractivo, guapo, romántico, con dinero, inteligente, que no le guste el fútbol, atento, apasionado, depilado, simpático, hijo único, sin madre...le dio al botón «Search». Nunca recibió respuesta por parte del software. La red cayó a nivel mundial. Fue el fin del mundo.
 


martes, 2 de diciembre de 2014

SORTEO



¡¡Sorteo!! Consigue un ejemplar en papel de «Historias desde la almohada» totalmente gratis. ¿Cómo? Es muy sencillo, tan solo tienes que hacerte seguidor de la página de Javier García Martínez, en el siguiente enlace, y automáticamente entrarás en la lista para ser uno de los posibles ganadores. ¿A qué esperas?

DESNUDA


Esta noche dormí desnuda. Me apeteció sentir el roce de las sábanas en mi piel. Me recordó a ti, cuando tus manos se encargan de explorar en secreto mi cuerpo. Sus caricias son inconfundibles, y las volví a recordar. Sé que no es lo mismo, pero me vale para  sentir esa sensación. Es lo más parecido a ti, no tengo otra cosa. Quizá esta noche duerma completamente vestida y sueñe contigo. Espero que seas tú el encargado de desnudarme, y poder sentir de verdad esas caricias que me estremecen. Hoy por el momento, me conformo con lo que tengo. Sigo desnuda sobre la cama, imaginando lo que me podrías hacer. Soy un corderito esperando al lobo. No tardes en venir, me enfrío.
 

domingo, 30 de noviembre de 2014

VOMITANDO VERDADES

Mirarme al espejo y comprobar el paso del tiempo, los años soplados en cada uno de los poros de mi piel, que ahora, se arrugan paran repeler de mi interior la amargura por sentir que jamás he amado de verdad.



viernes, 28 de noviembre de 2014

MAULLIDOS


En el pueblo había una costumbre un tanto extraña. Si te cruzabas con un gato blanco, de ojos rojos, debías de rezar diez veces antes de dormir. De no hacerlo, el minino maullará todas las noches delante de tu casa hasta que la muerte te encuentre. Aquellos turistas se lo encontraron por casualidad en uno de los callejones del casco antiguo. No creyeron esa estúpida historia local. Esa noche el gato maulló más fuerte que nunca. Se equivocaron.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

NOVEDADES 2015

¡Hoy actualizo el blog de manera muy feliz! ¿Por qué? Algunos ya lo sabréis, pues no tardé en poner la noticia en el Facebook. Ayer por la tarde firmé el contrato de edición de mi primera novela negra, que se publicará para la primavera de 2015. A Loisele Ediciones le gustó el borrador, y me ha tendido la mano para que juntos trabajemos en divulgar la obra. En realidad el proceso ya empezó hace unos meses, pero hasta ayer no se materializó el acuerdo.
Me encuentro genial porque después de escribir la novela, en la que he invertido un año y medio en escribirla, voy a publicarla para que todos vosotros podáis disfrutar de ella. Se trata de una novela negra ambientada en Valencia, con una trama bien organizada y unos personajes muy peculiares. ¿Quieres conocerlos? Pues te espero la próxima primavera, aunque os adelanto que iré anunciando novedades por aquí.
 
 

ABSURDAS PROMESAS


Dejo mis lágrimas por testigo de lo que siento; aún noto la humedad que han dejado sobre mis mejillas. No es que sea un hombre blando, es más bien el exceso de amor que supura mi corazón, y provoca que tus palabras sean mayor tormento.
¿Recuerdas la última vez que me dijiste “te quiero”? Haz memoria, seguro que no das con la fecha, ni con el momento. Te diré cuando fue: aquel día en el que sin apartar tus ojos de los míos, confirmaste ante Dios lo que siempre me habías jurado: “Sí, quiero”. Y resultó ser una absurda promesa que con el tiempo se fue desvaneciendo. ¿Ahora lo recuerdas? Si lo has hecho y no has sentido la misma humedad que yo en tus pómulos, entonces es que siempre has mentido.
 

martes, 25 de noviembre de 2014

CARTA A MIS PIES.


He de reconocer que no os presto demasiada atención. Apenas hablo con vosotros, y no es porque me considere un ser superior. Nunca he tenido la oportunidad de conoceros con más detenimiento. Ahora, reconozco vuestro mérito. Habéis sabido mantenerme parado cuando debía. Me habéis movido en el momento oportuno, cómo cuando hicisteis cambiar mi destino cuando fui prisionero del corazón. He de agradeceros también, el hecho de que me hayáis hecho bailar, y no por ganas, sino más bien para echarme un cable y enamorar a ese torbellino de mujer que se escapaba de mi lado. Gracias a vuestro ímpetu, conseguí enlazar dos pasos de baile: graciosos, sin arte, pero a esas alturas del verano no hacían falta las florituras, tan sólo coraje. Me pusisteis en su camino, el resto fue cosa mía. Disparé una sonrisa y me siguió el juego hasta la eternidad. Os agradezco que jamás me hayáis abandonado, prometo teneros más en cuenta, os merecéis lo mejor. ¿Zapatos o zapatillas? Vosotros decidís en las próximas rebajas.
 
 

lunes, 24 de noviembre de 2014

EL CAZADOR DE CARAS.


Desde que despertó del coma no era el mismo. Abandonó su vida, se aisló en una casa en la montaña. Se encargó de quitar la mayoría de los espejos de la vivienda. Tan sólo dejó uno mediano, en el cual se miraba al anochecer. Le daba asco verse reflejado en el cristal. «Me han robado mi cara», decía mientras poco a poco se la despellejaba con una cuchilla. Su rostro ya no era humano, se había convertido en un cúmulo de carne putrefacta. Se veía mejor así, pero ese no iba a ser su aspecto definitivo, sólo hasta recuperar la suya. La encontró cierto día en el bosque, mientras cazaba. Con un disparo de escopeta, aniquiló al ladrón. Al llegar a casa se puso delante del espejo. Con aguja, hilo, y mucha delicadeza, se cosió su verdadero rostro. Disfrutó viéndose en el cristal. Aulló. Estaba contento de haberse reencontrado.
 
 

viernes, 21 de noviembre de 2014

RESUMEN DE LA MESA REDONDA SOBRE EDITORIALES: ¿DÓNDE Y CÓMO PUBLICAR?


¿DÓNDE Y CÓMO PUBLICAR?

Ayer tuvimos un interesante encuentro en la Librería ARGOT de Castellón, donde debatimos sobre el mundo editorial. El editor Tony Tirado (Loisele Ediciones) nos introdujo el tema con los números de libros editados en España durante los últimos años. Los escritores Julio García Robles y Yolanda Quiralte, con años ya de experiencia tras el mundo editorial, nos expusieron sus interesantes puntos de vista sobre el mercado editorial. Yo mostré una breve exposición basada en las vivencias que he tenido durante estos últimos años en este “mundillo”, que básicamente se resume en lo siguiente:
Partimos del punto en el que un escritor novel ha terminado su manuscrito y quiere que todo el mundo lo lea, por eso empieza la tediosa tarea de llamar a las editoriales de puerta en puerta. Si esperáis que las grandes editoriales os den una respuesta, estáis equivocados. Este tipo de editoriales nutre su catálogo mediante agentes literarios de su confianza. Si recibís una propuesta de una editorial (pequeña) que esté interesada en editar y publicar vuestro manuscrito, tener en cuenta que os ofrecerán alguno de estos tres tipos de contrato que se mueven en el sector:

·        Contrato de Edición Clásica: La editorial corre con todos los gastos de producción y el autor recibe un pequeño porcentaje de los beneficios.

·        Contrato de Coedición: La editorial propondrá al autor compartir los gastos y a su vez los beneficios.

·        Contrato de autoedición: El autor correrá con todos los gastos de la producción y la totalidad de beneficios será para el autor, siempre y cuando la editorial no se encargue de su distribución.

De entre los contratos expuestos anteriormente, he de decir que existen muchas variaciones con retoques a “gusto del editor”. Yo me he encontrado con cláusulas abusivas e ilógicas. ¡Autor, ve con ojo!

En mi opinión la autoedición, sin editorial de por medio, supone la principal opción para cualquier escritor novel que quiere que su obra vea la luz. Los principales inconvenientes de la autoedición son la inversión económica que tiene que satisfacer el autor y el enorme trabajo del proceso de edición. ¿Puede quedar un libro de autoedición igual de profesional que el de una editorial? La respuesta es sí, siempre y cuando se cumpla con mimo y cuidado la edición, que consta de las siguientes partes:

·        Corrección del manuscrito: Indispensable lanzar al mercado un libro sin errores).

·        Portada y contraportada:  Absolutamente todo nos entra por la vista.

·        Maquetación:    el diseño interior del libro hará que un lector encuentre cómoda la lectura.

·        Gestión del ISBN y Depósito Legal:  Sin esta gestión, no podrás distribuir los libros.

¡Vale, me he decantado por la autoedición y ya he cumplido los pasos anteriores! Tengo el libro impreso en mis manos: ¿Y ahora qué? Respuesta sencilla, te va a tocar distribuirlo. El libro no tiene patas, por lo que por sí solo no puede ir a los sitios a venderse¡ Este va a ser tu nuevo cometido! Busca por tu zona una librería de confianza y negocia con el librero para que te deje vender tu obra en su tienda. Ten en cuenta que esta negociación te va a costar entre un 25% y  un 35% del precio de venta. Si llegas a un acuerdo, intenta que el librero deje tu obra en un sitio visible para el público. También puedes imprimir la portada de tu libro en un formato A3 o A2 para ponerla en la tienda y captar la atención de posibles compradores. Lo ideal de este proceso de distribución es que empieces con una o dos librerías, y conforme se vaya rodando el libro busques nuevas alternativas.

¡Guay! Mi libro ha arrancado. ¿Qué puedo hacer para promocionarlo? Toma nota:

·        Presentación en las librerías que vendan tu obra.

·        Medios de comunicación locales.

·        Redes Sociales.

·        Ferias del libro
 

SE BUSCA PRÍNCIPE


La princesa lloraba. Se llevó una gran desilusión cuando besó a la rana y comprobó que no se convirtió en un apuesto príncipe. Seguía siendo un bicho verde con ojos saltones. Creyó que se habían burlado de ella, y se sintió estúpida. Entonces tomó una decisión. A partir de ese momento, su perfil en Meetic sería mucho más exigente: «abstenerse bichos raros». No estaba dispuesta a seguir desperdiciando sus besos.
 




jueves, 20 de noviembre de 2014

UN LED DE ESPERANZA


No creo que me hayas olvidado por despiste. ¡Qué va, no es así! Aunque mi cabeza quiera convencerme que así ha sido, mi corazón se resiste. Jamás me dejaste ir a la cama sin darte las buenas noches. Ahora, por desgracia, me estoy acostumbrando a acostarme con las lágrimas en los ojos, bajo las sábanas de franela que un día disfrutaron de tu persona.
Me dijiste tantas veces «te amo», que empecé a dibujar dentro de mí una bonita historia en la que por lo visto tú, no has querido ser partícipe. ¿Por qué? Era todo tan idílico…
Son las doce menos diez minutos, casi llega un nuevo día. Aún espero con mi cabeza recostada sobre la almohada. Miro de vez en cuando la mesilla de noche, esperando que un diminuto led alumbre la esperanza que todavía no he perdido, que me digas que sigues estando ahí, aunque nuestras pieles jamás vuelvan a rozarse.


miércoles, 19 de noviembre de 2014

CAMINANDO EN VACÍO


Perdóname por haberte amado, por haber sentido que eras parte de mí. No he podido evitarlo. Creí que tus sonrisas eran el índice que me guiaban por el camino correcto, la felicidad. Pero me duele tanto haberme engañado a mí mismo, que me siento un estúpido. No te culpo a ti, la cosa es solo mía, siempre he sido un inocente con fe de hierro en el amor, pero es tan duro verse azotado con ese mismo palo…
Mi corazón siempre ha estado expectante a encontrar algo bueno. Chupar un poco de dulzura no es malo. El problema ha sido ese, el azúcar. Creo que lo nuestro estaba demasiado edulcorado y me ha sentado mal. No quiero decirte adiós. No soy de esos, de los que huyen a la mínima. Quiero dejarte una cosa clara, mi mano la seguirás teniendo, sólo pido tiempo. Por el momento no soy más que un corazón sin rumbo, sin ganas de encontrar el camino. Solamente ando.





martes, 18 de noviembre de 2014

LADRONA DE CORAZONES

 
Me robaste el corazón, total para no usarlo; solo para hacerme daño y reírte cuando tus bostezos se convertían en tu inseparable monotonía. Me robaste el corazón, y me lo devolviste cuando te pinchaste con la única espina que habitaba en él: los malos recuerdos que viví a tu lado. Quizá ahora sientas parte del dolor que yo sentí. Te agradezco la amabilidad por habérmelo devuelto, es todo un detalle.
 


lunes, 17 de noviembre de 2014

MESA REDONDA: ¿PUBLICAR?, ¿CÓMO Y DÓNDE?


 
 
El próximo jueves, 20 de noviembre de 2014, debatiremos en una mesa redonda sobre el mundo editorial.
 
 
LUGAR: ARGOT
Calle San Vicente - Castellón
 
 
Intervendrán:
 
Se abordarán los siguientes temas:
 
1. Editoriales y tipos de contratos.
2. Publicar un libro de autoedición.
3. Cómo distribuir un libro de autoedición.
4. Herramientas para promocionar un libro de autoedición.
 

miércoles, 12 de noviembre de 2014

DESALOJANDO INMUEBLES, ROMPIENDO VIDAS.

Las pocas cosas que tienen están recogidas junto a la entrada. Apenas son dos mochilas y unas bolsas de plástico repletas de ropa. Nada más, todo sin valor. Ella espera sentada en el único sofá de la casa. Está sola en esta angustia. Su marido murió meses atrás en un accidente de tráfico, y desde entonces no pudo pagar el alquiler. 
Sus hijos, pequeños, intuyen que algo ocurre. Los ojos de su mamá no brillan. Ella intenta hacerse fuerte. Se aferra a la última esperanza de que algo eche hacia atrás el desalojo. No tiene lugar adonde ir con sus hijos. Poco antes de las nueve de la mañana, tocan a la puerta mostrando una orden de desahucio. No cumplen ni el horario, se adelantan y no dejan terminar el vaso de leche a los niños.
Ella se echa las dos mochilas a la espalda. Recoge las bolsas, y sus hijos se ponen junto a la madre. Uno a cada lado. Echa un vistazo atrás, hacia el que fue su último hogar. Lo que para ella son los recuerdos de toda una vida, para el casero que está inspeccionando la vivienda tan solo dinero. 
Empiezan a bajar las escaleras ante la curiosa mirada de los vecinos,; se escuchan palabras por lo bajini, que sin remedio se convertirán en un cuchicheo de mercado. Ella no puede echar la vista atrás, porque ahí es donde deja toda su vida. Al salir del portal, se convierte en un cadáver andante.

jueves, 30 de octubre de 2014

¡Shhh!


Todo ocurrió en una de esas temporadas en las que crees que alguien te ha echado mal de ojo. Nada me salía bien. Me despidieron del trabajo, mi mujer me dejó por otro hombre, y para colmo de los males, mi madre cayó muy enferma por culpa de un cáncer de pulmón. Todo un puñetero pack gratuito de desgracias.
Al poco tiempo de enterarnos de la enfermedad de mi madre, la ingresaron de urgencia en el Hospital Provincial de Castellón, para tratar el temido tumor que se le había propagado por todo el cuerpo. Las palabras del Dr. Quijano, el responsable de oncología del centro, no fueron muy esperanzadoras. Cada uno de los mensajes pesimistas que salían por su boca,  se convertían en auténticos escupitajos cargados de dolor e impotencia disparados a bocajarro contra mi corazón.
Toda esa tragedia ocurrió en el verano más bochornoso que jamás he vivido.  Recuerdo a mamá abanicándose, a pesar de su estado, luciendo en su cara esa simpatía andaluza que corría por sus venas: «Coge dinero de mi monedero y ve a tomarte algo fresco, Manuel», me dijo una noche al verme sofocado frente al cristal de la ventana, con los botones de la camisa despasados por culpa del sudor y la mirada perdida en la calle, pensando en la miserable vida que me había tocado vivir. Lo hubiera dado todo por cambiarme con ella. No se merecía esa cruel enfermedad que se la estaba llevando a marcha forzada.
Le hice caso, pero no cogí el dinero de su bolso.  Me acerqué hasta ella y le di un beso en la frente: «Ahora vuelvo enseguida, mamá», le dije muy despacio para que pudiera conciliar el sueño. Antes de salir por la puerta volvió a llamarme.
—¡Manuel!
Me giré para verla y noté en su cara la expresión más tierna que jamás le  había visto.
—Dime, mamá.
—¡Te quiero, hijo! —me dijo sonriendo, con sus ojos convertidos en dos luceros brillantes.
Le respondí con mi mejor sonrisa, esa que suele dar las gracias sin decir ni una palabra. Cerré la puerta despacio y salí a buscar un refresco.
Lo recuerdo a la perfección, eran casi las once de la noche cuando me dirigía por el pasillo del hospital hacia una de las máquinas expendedoras de bebida. Me topé con un par de enfermeras que caminaban despacio, mucho más lento de lo normal. Pero eso no fue lo que me extrañó de ellas, sino que lo hacían sin dirigirse la palabra, en una sepulcral procesión. Sus piernas se movían al compás del segundero que pendía sobre la puerta de la salida: «tic, tac, tic, tac», pude escuchar el movimiento de las agujas. Cuando pasé por su lado las saludé, pero ellas no respondieron. Ni siquiera me miraron, tan sólo siguieron con la vista puesta en el frente, intentando llegar a su destino sin que nada ni nadie las entretuviera. Su indumentaria también me resultó curiosa, pues era la primera vez que veía a dos enfermeras lucir una especie de gorrito en la cabeza con una cruz roja dibujada, algo muy vetusto y extraño.
No le di más importancia, me senté en uno de los bancos del diminuto parque interior de la clínica. Fumaba un cigarro a la vez que daba pequeños sorbos a lata de refresco de cola que me compré. Entre calada y trago empecé a martirizarme por toda mi situación personal. Intenté convencerme de que yo no era el responsable de mi mala suerte, pero en realidad no era así; tenía parte de culpa como ser humano que exhalaba vida entre respiro y respiro.
Me sentó bien el refrigerio y apagué con fuerza la diminuta punta del cigarro en un cenicero. Eché de mis pulmones la última calada y decidí regresar.
Antes de llegar a la habitación volví a ver a lo lejos a esas dos enfermeras antipáticas, pero pronto advertí que no iban solas. Una mujer mayor las acompañaba. Iba entre las dos sanitarias, flanqueada por el silencio y la seriedad. No tardé en comprobar que la anciana se trataba de mi madre. Me pareció muy raro que a esa hora la sacaran de su habitación, pues en realidad estaba débil para hacerlo. No pude evitarlo, grité desde la distancia:
         —¡Mamá!
Ella se detuvo. Se dio la vuelta para saludarme y me dijo adiós con la mano. Una de las sanitarias tiró de su brazo para que reanudara la marcha. Luego recibí por parte de esa misma mujer un reproche; puso su dedo índice sobre sus labios y escuché un desagradable siseo: «¡Shhh!», me mandó callar. Después retomaron el paso y se dirigieron hacia el final del pasillo.
Aquello no me pareció normal. Corrí hasta ellas, pero poco antes de darles alcance vi algo que me impactó: mamá y aquellas dos extrañas desaparecieron a través de la pared del fondo.
Volví a correr, pero cuando llegué no pude hacer más que tocar el duro y frío tabique. Allí no había nadie, era imposible que nada pudiera atravesar el muro. No me moví del lugar durante unos minutos. Creí que tal vez había sido una cruel recreación de mi cabeza, pues llevaba demasiado cansancio acumulado.
Le quité importancia y regresé a la habitación. Antes de abrir la puerta sentí un ligero escalofrío recorrer por mi cuerpo. Cuando entré y vi a mi madre yaciendo sobre la cama lo comprendí todo. Su cuerpo ya no respiraba. Su cara pereció con la misma sonrisa que me regaló minutos antes. Cerré sus ojos para abrir el luto en los míos. Mis lágrimas y un último beso que le di en la frente fueron su único equipaje para cruzar al otro lado. No le ganó la jugada al cáncer, pero al fin pudo descansar, se lo merecía.
Desde entonces, cada vez que alguien pide silencio presto atención a todo lo que me rodea. El mutismo huele a muerte y yo intentaré escapar de ella. Aunque cien tuertos me hayan mirado, vivir merece la pena.