Buscar:

viernes, 29 de noviembre de 2013

NO ES UN SUEÑO

Cierro los ojos, y se abre esa otra vida a la que me has acostumbrado, que sin ser un sueño, la fantasía queda al alcance de mis manos; huele tan bien. Su perfume es fresco, como la libertad que revienta en la playa tras la furia del oleaje: frescor marino. Esa sería la fragancia con la que podría acicalarme cada vez que pienso en ti. Ahora abro los ojos y se cierra esa vivencia, aplastando mis lagrimales ante la realidad. Que no estés, no significa que no te sienta. Que no pueda escuchar tu voz, no significa que esté sordo; yo ya me di el gusto de oír tu melosa voz cuando tuve la oportunidad.

Ahora, con los ojos más abiertos que nunca, me doy cuenta de que estoy ciego; el amor que siento por ti nunca dejará ver las cosas tal cómo son: eres tan fantásticamente real, que la ruin distancia hace sentirme desconfiado, que crea que tan sólo eres un sueño. Cada vez que  te veo, tu boca me recuerda lo equivocado que estoy. ¡Estás conmigo! …pero me sigo amargando adrede, para que el próximo reencuentro resulte el doble de dulzón.