Buscar:

jueves, 1 de agosto de 2013

NO SOY EL CULPABLE

 

Dices que soy culpable,

de todas las heridas,

y tú, ciega indomable,

me acusas con mentiras.

 

Azota al viento,

con tu lengua desatada,

verás que no miento,

y te dejaré callada.

 

Entonces seré,

lo que siempre quise,

volaré lejos de ti,

comprobarás que me perdiste.