Buscar:

lunes, 1 de abril de 2013

VACACIONES DE PASCUA 2013

Todo se termina. Lo bueno,  a diferencia de lo malo, se esfuma lo más rápido posible. Es como ese bonito sueño que desaparece cuando uno se da cuenta de que no es realidad.
Estas minivacaciones las teníamos bien merecidas. Que se lo pregunten a mi mujer, que ya empezaba a estar harta de mi resoplar tipo olla express. Hemos desconectado, que es de lo que se trataba. Hemos jugado, corrido, reído con nuestros hijos. Estas pascuas me han recordado a las de antes, perdidos entre la montaña comiendo longaniza de Pascua y con la pañoleta de la penya puesta en el cuello. Ha sido placentero ver disfrutar a los niños corriendo por el Camping Playa Tropicana de Alcocebre, tirar piedras a la playa o verlos brincar en los columpios y toboganes. Verlos dormir como nunca, cansados por la jornada, me ha abierto los ojos ante lo que somos en esta vida: seres vivos capaces de disfrutar de la vida con lo mínimo posible, una sonrisas.
Ahora empezamos la rutina, para la que estamos programados el resto del año, esperando una nueva oportunidad para desconectar la máquina y centrarnos de nuevo en lo que verdaderamente importa: la familia.

¡Feliz de poder disfrutar con los míos!