Buscar:

sábado, 8 de octubre de 2011

RECUERDOS




El vacío que en ocasiones llegamos a sentir en nuestro interior, tiene un culpable directo como son los "recuerdos". Los recuerdos importantes, buenos y malos, se niegan a abandonar su perenne ubicación de la sesera y pueden llegar a confundir y establecer una virtual soledad.

¿ Estoy acaso solo ? Quizá parezca que sí, pero no es real, sabes que siempre hay alguien con el que puedes contar.

Mis sentimientos actuales son cosa de los recuerdos. Algunos tan preciosos que se desearían volver a repetir en cualquier momento. Otros en cambio, tristes e indeseables, pero ambos grabados a fuego en alguna parte de la mente, que resisten a ser eliminados, a diferencia de los recuerdos temporales y cotidianos típicos de lo que hemos comido o hecho y que más bien temprano que tarde van a parar a la papelera de nuestra memoria.

Nuestros recuerdos, pueden ser parte fundamental de la madurez, pues debido a las vivencias almacenadas, uno puede reaccionar de una u otra manera en situaciones determinadas. 

Los recuerdos, combustible más o menos refinado que nos ayuda a movernos en un vida en la que cada vez nos hace falta más tiempo para la meditación y recapacitación.